25 años de Appetite For Destruction y el sonoro aterrizaje de Guns N’ Roses

Guns n' Roses

Appetite For Destruction es uno de esos discos que te cambian la vida. Que cuando caen en tus manos deseas escucharlo sin parar durante toda tu vida. Las guitarras de Slash y Izzy Stradlin, la voz chillona de Axl Rose… 12 temazos indiscutibles que forman parte de la historia de la música. Si no el mejor álbum de la década de los 80, uno de los mejores. El 21 de julio de 1987, hace 25 años, se publicó el debut de Guns N’ Roses. Al prinicipio no hizo ruido. Tardó como un año en llegar al gran público, pero el boca a boca funcionó, y Appetite For Destruction es hasta la fecha el disco debut más vendido de la historia, con 60 millones de copias repartidas en hogares de todo el mundo.

Un álbum redondo de la última banda de rock de estadios, que con apenas 5 álbumes se coló entre las elegidas. Hoy sólo queda Axl (ayer noche tocaron en el Costa de Fuego, que os contaremos la próxima semana), y todos terminaron tirándose los instrumentos a la cabeza, con el cantante como principal enemigo común. Las posibilidades de reunión son prácticamente nulas, sobre todo por la mala relación entre Axl y Slash, aunque no es falta de ofertas. SIn más preámbulos, repasemos el álbum:

 

GUNS N’ ROSES, Appetite For Destruction
Geffen Records, 1987
Puntuación: 10/10

 

El álbum se abre con el imperecedero Welcome To The Jungle. Un riff de guitarra que sólo al escucharlo te cambia el ánimo. A la guitarra de Slash se le van uniendo el resto de compañeros, y Axl empieza a gritar hasta que van todos a una. Esto es la jungla, así que estáis avisados. Uno de los himnos por excelencia del Hard Rock. Le sigue It’s So Easy, del bajista Duff McKagan, y que fue el primer single de Appetite For Destruction. Un tema cañero, casi punk, en el que la voz brilla por tonos bajos. Vuelven a los terrenos más rockeros con la gran Nightrain, capaz de ponerte los pelos de punta hacia el final. Lo tiene todo, buenos riffs, estribillo fácil y coreable y sabor a clásico. Out Ta Get Me sigue la misma línea que su predecesora, Rock & Roll de la vieja escuela para bailar, saltar y cantar.

 


Vídeo. Guns N’ Roses, Welcome To The Jungle. Appetite For Destruction, 1987

 

Una intro muy Sympathy For The Devil nos mete en Mr. Brownstone, un tema bailón y divertido, con Axl de nuevo por tonos bajos, que irá subiendo poco a poco. El siguiente es un himno entre himnos, Paradise City. Desde el primer acorde notas algo especial, y con el estribillo en limpio reconoces que estás ante un himno, de los que escucharán tus hijos y los hijos de sus hijos. Cambia a unas guitarras fuertes, en los que Mr. Rose canta casi rapeando, para volver a ese estribillo irresisitible. Los últimos dos minutos, apoteósicos. Un extaásis que desearías que no acabara nunca. Vuelta al Hard Rock de toda la vida con My Michelle, que abre la segunda cara de Appetite For Destruction, con esas melodías duras y facilonas. Aún más setentera suena Think About You, con solo de guitarra de Izzy y gorgoritos de Axl. Un tema ideal para los directos de la banda.

 


Vídeo. Guns N’ Roses, Paradise City. Appetite For Destruction, 1987

 

Sweet Child O’ Mine fue el único nº1 del álbum (aunque Welcome To The Jungle y Paradise City estuvieron en el Top 10), una “balada” atípica, con la guitarra de Slash brillando de tal manera que le salieron imitadores por todos rincones del planeta. Como tantas grandes temas del rock, la canción va creciendo hasta encontrar un punto en el que cambia el rumbo, para convertirse en otra. You’re Crazy iba a ser un tema acústico, que se decidió lavarle la cara y electrizarla para que el álbum no perdiera agresividad, y que esta versión acentúa mucho en este sentido. Anything Goes es otro tema de garra rockera, que te engancha y te obliga a moverte. Es un álbum para disfrutar. Aunque el que tuvo que pasárselo bien fue Axl en Roquet Queen, el temazo que cierra el disco, donde se oye a Adriana Smith, que también tuvo una relación con el batería Steven Adler, gimiendo mientras se lo hacía con el cantante en el estudio. Un broche final propio de una banda como Guns N’ Roses, tan peligrosa como brillante.

 

Texto: Tomás Catalán (@t_catalan)
Ilustración: Andrés Miguel

Escúchalo en Spotify en este enlace.


Vídeo. Guns N’ Roses, Sweet Child O’ Mine. Appetite For Destruction, 1987

Guns N’ Roses eran entonces:

  • Axl Rose: Voz
  • Slash: Guitarra solista y rítmica
  • Izzy Stradlin: Guitarra rítmica y solista, coros
  • Duff McKagan: Bajo y coros
  • Steven Adler: Batería

Tracklist:

1. Welcome to the Jungle (Axl Rose, Slash)

2. It’s So Easy (Duff McKagan, West Arkeen)

3. Nightrain (Rose, McKagan, Izzy Stradlin, Slash)

4. Out ta Get Me (Stradlin, Rose, Slash)

5. Mr. Brownstone (Stradlin, Slash)

6. Paradise City (Rose, McKagan, Stradlin, Slash)

7. My Michelle (Rose, Stradlin)

8. Think About You (Stradlin)

9. Sweet Child o’ Mine (Rose, Slash, Stradlin)

10. You’re Crazy (Rose, Stradlin, Slash)

11. Anything Goes (Rose, Stradlin, Chris Weber)

12. Rocket Queen (Rose, Stradlin, Slash, McKagan)

También te puede interesar:

4 thoughts on “25 años de Appetite For Destruction y el sonoro aterrizaje de Guns N’ Roses

  1. Pingback: Costa de Fuego: Jornada del viernes | El Lado Oscuro de la Luna

  2. Pingback: Los 10 discos de Alex Simón (Uzzhuaïa) | El Lado Oscuro de la Luna

  3. Pingback: Los 10 discos de Lex Lüger (Los Lügers) | El Lado Oscuro de la Luna

  4. Pingback: Los 10 discos de Nacho Jiménez (Tako) | El Lado Oscuro de la Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


7 × seis =