Alborea: Alborea (Crítica de discos)

ALBOREA: Alborea
Autoeditado, 2015
7,75/10

Ha pasado algo más de medio año desde que todos pudimos disfrutar de la que era, hasta ahora, la opera rock más trabajada de la noble y larga historia del metal cantado en castellano. “Legado de una tragedia” fue un notable esfuerzo que pretendió aunar en un mismo trabajo a los mejores cantantes e instrumentistas de este país. Pero ningún reinado se mantiene demasiado tiempo en paz sin que algún ejército amenace sus fronteras. Ya está aquí “Alborea”, el proyecto dirigido por Juan Palacios (PERFECT SMILE)  con el objetivo de rendir homenaje a la trilogía literaria “La Materia Oscura”.

Para comenzar, tengo que decir que esperaba con ganas este proyecto desde que se anunció por primera vez. No es ningún secreto que PERFECT SMILE es una de mis bandas favoritas del panorama nacional, por lo que la presencia de Juan y Adrián (batería y bajista de esa misma banda) en ALBOREA parecía presagiar un producto de mucha calidad. Además, la formación se completa con Alan Cueto, guitarrista de DIVINO DISTURBO, que no es precisamente un manco en lo suyo.

Eso si, quien espere de este disco algo similar musicalmente a la banda madre del autor quizás sufra una pequeña decepción, ya que Juan ha decidido dejar de lado por momentos ese power/progresivo/fusión/hagoloquemedalagana. de su otra banda y explorar otras facetas. Y no se puede negar que lo ha hecho con muy buen gusto. No me malinterpretéis, en el álbum hay power metal, si, incluso en algún tema se cuela un ramalazo progresivo, pero en general esto es otra cosa. Ni mejor ni peor, diferente

Tampoco es un LEGADO DE UNA TRAGEDIA, ni realmente, más allá de la comparación que he hecho al principio, pienso que pretenda competir con esta en lo más mínimo. Son tan similares (repiten algunos cantantes y las dos son operas rock, vaya) como radicalmente diferentes en el concepto y el estilo de las canciones.

Bien, una vez dejado claro lo que no es ALBOREA, voy a intentar explicar lo que es. Estamos ante un CD relativamente orientado al metal sinfónico donde las orquestaciones y las voces femeninas tienen protagonismo a lo largo de la escucha. Un disco bastante variado, lleno de colaboraciones instrumentales y (sobre todo) vocales de artistas de mucha calidad. No todos son músicos de gran renombre, lo cual también es de agradecer, ya que seguro que más de uno descubre algún grupo nuevo con el proyecto, algo que siempre es bueno. Hay que destacar que el álbum ha salido a la luz gracias al crowfunding, superando con creces el objetivo monetario fijado y donando la mitad de los beneficios de la recaudación a la asociación VYDANIMAL, un bonito gesto que hay que mencionar.

La voz de Pepe Mediavilla nos introduce a la historia en Más allá de las luces boreales de una forma tan elegante como cabe esperar de alguien que ha puesto voz a personajes tan icónicos como Gandalf en el mundo del cine. Una entrada llena de clase, con preciosos fondos orquestales, cual banda sonora de película épica. En Lenguadeplata encontramos el primer tema propiamente dicho, y es un verdadero cañón. No me extraña que fuera elegido como single, porque es lo mejor del álbum sin duda alguna. Melodía, riffs rápidos, mucho power metal, un interludio con slap en el bajo y guitarras acústicas…y las voces. David Requejado es un verdadero monstruo, posiblemente el cantante más infravalorado de nuestra escena, y Zeta ya ha demostrado en MÄGO DE OZ lo que puede hacer. Los dos empastan a las mil maravillas, dando color a una de las canciones mas redondas del año. Y si no, al tiempo.

 

Video. Alborea, Lengadeplata

 

A partir de aquí ningún corte va a ser tan primoroso como el primero, pero eso no significa que no haya muy buenas pistas. Ecos del Adios, con Victor Hernández y Nacho Ruiz, es un gran ejemplo de ello. Una canción más dura, que posee los riffs mas progresivos del disco. Realmente es el tema mas PERFECT SMILE del álbum, ya que el break parece sacado directamente de uno de sus dos trabajos. Esos coros tétricos de musical y los teclados inconfundibles de Edu Ortiz (que también se ha encargado de la mezcla y masterización) son denominación de origen. Con Porvenir entramos ya en el núcleo del redondo, mucho más sinfónico, oscuro y operístico que el inicio. La voz de Zuberoa Anárez (que representa el papel de Lyra, la protagonista de la obra) ayuda mucho a que esto sea así. Por cierto, hay melodía de guitarra de fondo en este tema genial.

Ojos Tristes es la balada del trabajo. No sorprende demasiado, pero tampoco desentona. Es un corte bonito con base de piano y arpegio de guitarra, muy poco recargado. En esta ocasión corresponde a Marti Doria y a Raquel Sánchez el papel vocal, demostrando el primero que en estos temas se mueve como pez en el agua. En Destierro se desboca la bestia, el oso acorazado Iorek Byrnison, encarnado como no podía ser de otro modo por Ronnie Romero. El cantante directamente lo borda en otra de las joyas del álbum; no solo dando una lección en lo que a voz se refiere, sino interpretando a su personaje a la perfección. Aquellos que hayan leído la trilogía sabrán inmediatamente quien está hablando. Sobresaliente.

Sigue el show en La muñeca de Trapo, el tema más largo y complejo del álbum. Tardó algo más en entrarme que el resto, pero una vez que lo ha hecho me tiene encantado. A Ronnie y Zuberoa se suma en esta ocasión Ángel Belinchon (DRY RIVER) con esa voz de aire a Sherpa que tiene. Mención aparte merece el solo de guitarra que se marca Pablo García, que no necesita presentación. Esas melodías y ese sonido inconfundibles son suyos si o si. Enorme, al igual que la recuperación de Ramón Lage para la causa del metal melódico en Traición. El ex de AVALANCH está espléndido (como suele, vaya) en un tema muy clásico (las guitarras iniciales no mienten) que presenta un estribillo tan coreable como el de Lenguadeplata. El puente a las estrellas pone el punto y final a medias entre lo cantado y lo orquestal, permitiendo a Rita Jimenez hacer su papel testimonial en esta primera parte de la obra.

 

Audio. Alborea, Destierro

 

Con ALBOREA estamos ante un disco más que interesante, que promete además ser un largo e importante proyecto, ya que Juan pretende musicalizar también las dos partes que quedan de la trilogía. Un álbum de mucha calidad, entretenido y lleno de buenos momentos. Como único punto negativo, decir que algún tema no me ha terminado de convencer del todo. Y eso en un disco de 38 minutos termina notándose. A ver si para la próxima cae un disco un poco más largo y se redondea esto del todo. De momento, una notable recomendación para todos los seguidores del estilo.

 

Texto: Paco Sánchez (@cloud1377)
Ilustración: Andrés Miguel

 

Formación:

  • Juan Palacios (Batería)
  • Adrián Martín (Bajo)
  • Alan Cueto (Guitarras)
Tracklist:
  1. A través de las luces boreales
  2. Lenguadeplata
  3. Ecos del adios
  4. Porvenir
  5. Ojos tristes
  6. Destierro
  7. La guillotina de plata
  8. La muñeca de trapo
  9. Traición
  10. El puente a las estrellas

 Escucha en Spotify “Alborea”:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 3 = cuatro