American Graffiti, de George Lucas (Review)

American Graffiti

AMERICAN GRAFFITI
George Lucas, Estados Unidos
Universal Pictures / Lucas Film Ltd. / Coppola Co. Production, 1973
(Drama, 110 minutos)
7/10

 

American Graffiti acaba de cumplir 40 añitos y ese magno acontecimiento hace que desde EL LADO OSCURO DE LA LUNA queramos dedicarle un merecido homenaje.

Este film supuso la ópera prima de un, por aquel entonces desconocido, George Lucas acompañado en la producción por un tal Francis Ford Coppola. ¡Ahí es nada! Y para colmo, la película sirvió como lanzadera para algunos de los que en las siguientes décadas iban a ser de los más reputados actores de la industria cinematográfica: Richard Dreyfuss, Ron Howard, Charles Martin Smith y un largo etcétera en el que destaca, sobremanera, el debut de un Harrison Ford pre La Guerra de las Galaxias.

 

La película, como artefacto cinematográfico, supone una fabulosa revisión de toda una época, la mitificada década de los 50 norteamericana, plasmada como un evidente ejercicio de nostalgia. American Graffiti retrata deslumbrantemente todo el ambiente de esa época dorada en su parte estética: tupés y gomina a cascaporro, peinados imposibles de las chicas, emplazamientos retrochics como restaurantes de autoservicio y sobre todo los coches. ¡Qué coches, señores! Quiero dejar constancia de que no soy precisamente un enamorado del mundo del motor (más bien todo lo contrario) pero debo de reconocer que la película es una auténtica exhibición de toda una galería de coches sencillamente maravillosos. Unas auténticas preciosidades, dignas de levantar admiración y de formar parte de una colección de museo. Y para colmo, esos extraordinarios vehículos son un elemento importantísimo para el desarrollo de la narración ya que todo el  film está plagado de continuos desplazamientos automovilísticos que generan distintas situaciones a las que los personajes se deben de enfrentar.

La trama de American Graffiti posee un incuestionable tufo tradicionalista y los ideales que refleja son profundamente conservadores y, en muchos casos, bastante machistas. ¿Pero acaso la sociedad de los años 50 no era conservadora y machista? En ese sentido la película refleja todo eso realmente bien, tal y como hace en nuestros días una serie televisiva globalmente admirada como Mad Men, recreando todos esos valores tradicionales imperantes en la mitad del Siglo XX. El problema es que  American Graffiti seguramente no se limita en recrearlo, sino que la película destila auténtica añoranza, mostrando casi admiración por ellos.

Pero dejando ideales  y modos de entender la vida a un lado, si American Graffiti tiene un gran valor, si se la puede considerar un auténtico tesoro es por su fantástica y sencillamente maravillosa banda sonora. Así el film se erige como un auténtico homenaje a la gran eclosión del mundo del rock, o de la música en general que representó la década de los 50. ¿Cómo no vamos a admirar una banda sonora en la que aparecen algunos de los temas más míticos de ARTISTAS (así, con mayúsculas) como Buddy Holly, The Beach Boys, Chuck Berry, The Platers y otros muchos que van sonando a lo largo del film? American Graffiti es una sucesión de joyas sonoras que nos permiten revivir una época y que está vertebrada, y esto no es baladí, por las presentaciones radiofónicas de un legendario locutor que existió en la vida real y que llegó a ser toda una celebridad en la época impulsando la música de todos estos grupos a través de las ondas llamado Wolfman (Señor Lobo en la traducción al español).

 


Vídeo. American Graffiti – Trailer (no está subtitulado en español) 

 

Aunque está narrada de una manera muy eficaz y entrañable, la historia de American Graffiti no se puede considerar precisamente soberbia (cae en demasiados tópicos y lugares comunes) puesto que la hemos visto millones de veces: el paso de unos adolescentes hacia la madurez con todos los conflictos y problemas que eso acarrea. Pero sin duda alguna sí podemos considerar como monumental su impresionante banda sonora que cualquier melómano debería de tener en su discografía incuestionablemente. Y sólo por eso, queridos lectores, American Graffiti es de obligado visionado y, sobre todo, de obligado deleite y gozo sonoro y musical.

 

Texto: David Marteles (http://dioscocobufa.blogia.com)
Ilustración: Andrés Miguel

 

Escucha la BSO de American Graffiti en Spotify:

2 thoughts on “American Graffiti, de George Lucas (Review)

  1. Gracias por la crítica, David. Esta muy bien.
    La rememoranza de los 50 en una peli de 1973 es como si ahora en 2013 se hiciera una recordando los 90. Eso sí, los coches de los 90 eran más feos.

  2. Buen trabajo, David.
    Esta es la peli favorita de Loquillo, también por su banda sonora.
    Un antiguo usuario de, más que tupé, digamos profuso flequillo, como yo siempre la tiene presente.
    La actuación de Harrison Ford, de todas formas, posiblemente sea lo más gris, para mí, de la película, aunque aquí aún no era conocido.

    Sigue así!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 6 = cincuenta cuatro