Angra: Secret Garden (Crítica de discos)

Angra

ANGRA: Secret Garden
EarMusic, 2015
7,5/10

 

La versión “tres punto cero” de ANGRA es un hecho; pero no han sido buenos tiempos para los brasileños. Muchos hemos llegado a dudar la continuidad de un grupo perseguido por las adversidades, y que, aun siendo poseedor de una discografía más que admirable, nunca ha explotado de manera definitiva. En 2012 llegó la marcha de su vocalista, Edu Falaschi, mientras que en 2014 fue Ricardo Confessori (batería fundador, repescado en 2009 tras casi una década fuera del combo) quien abandonó la escuadra carioca. Estas bajas fueron suplidas con el fichaje “estrella” de Fabio Lione (RHAPSODY OF FIRE, VISION DIVINE) y la incorporación del joven Bruno Valverde a las baquetas. Experiencia y sangre nueva; equilibrio para remontar el vuelo.

Angra SEcret GardenHe  de reconocer que no soy un gran admirador de Lione, pero considero  que en esta nueva entrega de ANGRA, Secret Garden, sale más que airoso del envite. Bajo mi punto de vista, el italiano se ha acoplado formidablemente a las composiciones de la banda, y su voz suena muy natural. Temía que su tono, sobrado de personalidad, pasara por encima de las canciones, que el resultado fuera forzado, pero nada más lejos de la realidad. En cuanto al batería, podemos destacar su enfoque moderno y actual, adornado con multitud de cambios de ritmo y “breaks” que denotan su talento y virtuosismo, algo fundamental para el rumbo que el quinteto ha querido dar a este nuevo elepé, dirigido, más que nunca, al Metal Progresivo.

Atrás quedan los grandes himnos del Power Metal universal al estilo de Nova Era, Nothing To Say o Carry on. En esta ocasión, tan solo Black Hearted Soul y Perfect Simetry llevan la firma del Metal rápido y pegadizo de los de Sao Paolo. Éstos son dos temas muy directos, con coros épicos y sensacionales melodías, sujetados por el doble bombo tradicional en este género. Eso sí, como era de esperar, ambos cortes tienen las pinceladas progresivas y técnicas de rigor. En otros puntos del disco también apreciaremos el clásico y radical parón instrumental que los brasileños patentaron en sus primeros años. Quien conozca bien la carrera ANGRA, sabrá sobradamente de qué estoy hablando.

Pero estas dos pistas son pequeñas islas en un mar de aguas complejas, enrevesadas y llenas de técnica e imaginación. ANGRA ha sacado su vena más descaradamente progresiva para presentar un plástico sobrio y elegante, a la par que no muy accesible y de digestión lenta. EL grueso de los temas ofrece un tempo parsimonioso, pesado y con un toque sombrío en algunos momentos, ligado, muy estrechamente, a la temática de las letras, ya que Secret Garden es una pieza conceptual que narra la historia ficticia de un científico, Morten Vrolik, tras la trágica perdida de su esposa en un accidente. Se trata de un drama que se relata desde una perspectiva religiosa, filosófica o científica, y esto repercute en la música.

El compacto fue pre-producido por Roy Z (JUDAS PRIEST, HALFORD, Bruce Dickinson), mientras que Jens Bogren (ARCH ENEMY, KREATOR, OPETH) se hizo cargo de la producción en Suecia. Tal vez este último factor, unido a la gravedad y a la profunda distorsión de algunas guitarras, deje ese ligero poso de oscuridad al que antes hacía mención. Final Light o Violet Sky son dos buenos ejemplos. En esta última apreciaremos algunos de los escasos instrumentos de percusión utilizados en Secret Garden, y que antaño dieron tan buenos réditos a ANGRA.

 


Vídeo – ANGRA – Final Light 

 

Todo el trabajo instrumental es apabullante y está mimado al extremo. Rafael Bittencourt, Kiko Loureiro y Felipe Andreoli brillan con sus respectivas guitarras y bajo, explorando, en ciertos tramos, terrenos no muy transitados hasta la fecha por ANGRA. Seguramente,  en algún momento se pueda notar en exceso la influencia de DREAM THEATER, como en Storm Of Emotions, con Lione cantando en un tono muy cercano al de Labrie, o en la acertada Newborn Me, que tiene la responsabilidad de abrir el cedé.

Cabe destacar las colaboraciones de Simone Simons (EPICA) y Doro Pesch. La primera lo hace en la canción que da título al álbum, y cuya voz, perfectamente maridada con los teclados y las orquestaciones, nos recuerda automáticamente a los propios holandeses. Por su parte, Doro aporta su granito de arena en un intenso dueto con Bittencourt, Crushing Room, con un buen pre-estribillo que podría haber germinado en un mejor estribillo.

Mención especial para Upper Levels, que, efectivamente, eleva a ANGRA a un nivel superior. Se trata de un corte de más de seis minutos donde el quinteto se desmelena y deja fluir todo su talento. Es un tema trepidante en muchos puntos, con instrumentos a destiempo en otros, y con un inicio que saca a relucir  la innegable calidad de Felipe al bajo. En esta pista somos continuamente asaltados por grandes solos, sorpresivos cambios de ritmo  y laberínticas estructuras, en una de las canciones con más miga  del elepé. Igualmente, sus pesados riffs lo hacen ser de los más “Heavies” del compacto. Una vez más, resulta admirable la labor creativa del grupo, pero creo que les vuelve a faltar un pelín de gancho y de chispa.

En resumen, opino que Secret Garden es un buen disco, que viene a engordar la brillante carrera de ANGRA, pero que tampoco los va a colocar en lo más alto de la escena. Hay que admitir que esta obra es atrevida y ambiciosa, ya que no han tirado, ni de lejos, por la vía fácil, pero me temo que se les ha faltado un poco de pegada. El cedé es relativamente entretenido y variado, como ratifica la relajada y acústica balada que lo cierra, Silent Call, pero también tiene sus claroscuros. Como postre, también han incluido una llamativa versión de Synchronicity II, original de THE POLICE.

 


Vídeo – ANGRA – Newborn Me 

 

En mi opinión, ganaría muchos enteros con algún tema más directo, que diera más equilibrio, y con canciones confeccionadas con un tempo más elevado. Me temo que la falta de ritmo en algún tramo, que no de intensidad, lastra ligeramente el resultado final. No podemos decir que sea un mal trabajo, pero sí que le pueda faltar un poco de “feeling” con el público. Por último, reconozco que Secret Garden crece con las escuchas, y que con el libreto en la mano, siguiendo la historia al completo, la percepción es más favorable. Tienen una buena construcción, han usado inmejorables materiales y han demostrado mucha capacidad, pero tal vez el jardín les haya quedado un tanto descafeinado.

 

Texto: José Manuel Taboada
Ilustración: Andrés Miguel

 

Tracklist: (puedes escucharlo en Spotify al final del artículo)

  1. Newborn Me
  2. Black Hearted Soul
  3. Final Light
  4. Storm Of Emotions
  5. Synchronicity II (versión de THE POLICE)
  6. Violey Sky
  7. Secret Garden (con Simone Simons)
  8. Upper Levels
  9. Crushing Room (con Doro Pesch)
  10. Perfect Symmetry
  11. Silent Call

 

Formación:

  • Fabio Lione – Voz
  • Bruno Valverde – Batería
  • Rafael Bittencourt, – Guitarra
  • Kiko Loureiro – Guitarra
  • Felipe Andreoli – Bajo

 

 Más información:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


1 − uno =