Blind Guardian: Beyond the red mirror (Críticas de discos)

BLIND GUARDIAN: Beyond the Red Mirror
Nuclear Blast, 2015
8,5/10

 

Cinco años. Nada más y nada menos. Ese es el tiempo que han tardado los bardos mas famosos del Heavy Metal en regalarnos un nuevo trabajo discográfico después de At the Edge of Time, un álbum que fue aclamado por la gran mayoría de sus seguidores. Su nuevo y flamante disco conceptual se titula Beyond the Red Mirror y plantea, como ocurre siempre en los grupos de esta trayectoria y calibre, la pregunta del millón. ¿Estamos ante un trabajo digno de la banda que lo firma?

BLIND GUARDIAN es símbolo de muchas cosas. La banda alemana tiene un curriculum y un historial de trabajos de los que muy poquitas agrupaciones del estilo pueden presumir. Los bardos siguen siendo la referencia del Power Metal a nivel mundial, y eso es decir mucho cuando hablamos de un género que pasó de moda hace ya bastantes años. Esto es algo que, obviamente, no se consigue por inercia. Los alemanes nunca se han encasillado, ni han dado un paso atrás; siempre han mantenido una evolución musical, que hoy día está mas viva que nunca. Lejos quedan ya sus álbumes de los 90. Aquellos que fueron un símbolo y que hoy todos sus fans seguimos escuchando como si de reliquias y dogmas de fe se trataran. Y la realidad es que no están muy lejos de serlo, la verdad.

Hubiera sido muy fácil (y también, a la larga y como ha pasado con otros referentes del género, suicida) continuar esa senda de composición para siempre jamás, pero Hansi y los suyos decidieron virar el rumbo a principios de siglo. A night at the opera y A twist en the myth, tan distintos entre sí como buenos discos, tuvieron dos cosas en común. La primera: No tenían nada que ver con Imaginations from the other side. La segunda: No gustaron a una gran parte del público de BLIND GUARDIAN. Personalmente, nunca he estado de acuerdo con la opinión general de que fueron discos flojos, álbumes que no estuvieron al nivel de la trayectoria del grupo. Sin ir más lejos, creo que el primero de ellos es, ahora mismo, mi disco favorito de la banda. Y decir esto viene mucho a cuento porque Beyond the Red Mirror podría ser denominado como una especie de secuela de aquel si levantamos un poco la mano.

Estamos ante un trabajo que innova en varios aspectos dentro de su discografía, pero que recoge elementos de muchos de sus esfuerzos anteriores. No es una copia de ninguno, pero si hay que decir forzosamente que se parece a alguno de ellos, yo me quedaría con el antes nombrado. Si alguien se esperaba una continuación lógica de lo que fue At the Edge of Time, hay que decir que la realidad no es exactamente así. Beyond the Red Mirror es, ante todo, un álbum muy denso, de lenta digestión, pero es una densidad maravillosa, bien entendida. Especifico porque últimamente parece que está de moda excusar a un disco que es, simplemente, flojo o malo utilizando palabras como esta para maquillarlo, cosa que no termino de entender. Con Beyond the Red Mirror estamos ante un disco lleno de orquestaciones, repleto de cambios de melodía repentinos y temas que de primeras no van a decir mucho a prácticamente nadie. De hecho, la primera sensación que tuve al escucharlo fue de decepción absoluta. Pero, por fortuna, es algo que ha ido desapareciendo un poco con cada escucha que le he dado. Y hoy, muchos días después de aquello, puedo decir sin miedo que estamos ante un discazo como la copa de un pino.

No hay mejor ejemplo que The Ninth Wave para ilustrar todo lo escrito en el párrafo anterior. Un tema que, para bien o para mal, tiene una página exclusiva reservada para él en la Biblia de BLIND GUARDIAN. Es tan raro que hasta incluye toques electrónicos que parecen puestos porque sí (no desentonan, pero para ser sincero tampoco termino de entender muy bien que pintan ahí) y coros barrocos (sensacionales) de apertura. Es también una muestra perfecta para comentar lo enrevesado del sonido del disco, que, siendo sincero, podía ser mucho mejor en lo que a baterías y guitarras se refiere. En fin, que me alejo de la canción. Como dije, es rara como ella sola, pero absolutamente brillante. En las estrofas no hay manera de pillar una melodía pegadiza, pero el estribillo es de lo mejorcito que han hecho los bardos en tiempo. Épica, innovación, mucha influencia de los coros, las orquestas y buenos dibujos del señor Olbrich amparados en rítmicas marcadas de Siepen. Empezamos de lujo.

Twilight of the gods fue el single escogido. Un tema mucho mas natural, mas fácil de digerir, más clásico…y mucho menos brillante. Sirve como tema típico de BLIND GUARDIAN con dobles bombos, los agudos clásicos de Hansi (que está muy bien durante todo el álbum, no solo cantando si no demostrando aún hoy originalidad para componer líneas vocales llamativas) y otro coro luminoso que rompe un corte bastante heavy y oscuro. De toda la vida, vamos. El inicio de Prophecies es lo único celta/medieval que vamos a escuchar en Beyond the Red Mirror. Personalmente he echado de menos esta vez una canción del rollo que tenía Curse My Name,  pero quien no se consuela es porque no quiere, ya que este corte es mi favorito del trabajo. Épico, directo, hiper-melódico y muy At the Edge of Time. Podía haber entrado en ese álbum sin dificultad. Además, el tratamiento de los solos de guitarra es marca de la casa, con esos punteos entre estrofas inconfundibles.

 

Audio. Blind Guardian, Twilight of the gods

 

Todo lo contrario es At the edge of time (se ve que no había un nombre que no se confundiera con un disco), el tema grandilocuente por excelencia y otro de los que cuesta apreciar de primeras. En el las orquestaciones tapan en gran medida el trabajo de guitarras. El estribillo es BLIND GUARDIAN 100%, con todo lo que ello conlleva. Ashes of Eternity sirve para desempalagar a aquel que no guste de tanto clasicismo. Con ella retomamos las guitarras, el Heavy Metal y los riffs para adentrarnos en un corte mucho mas reconocible. Es una de las canciones más pegadizas del disco, y por momento resulta algo más luminosa que The Holy Grail, que sin embargo brilla con luz propia; representando un viaje donde la épica y el frenetismo se descontrolan para nuestro disfrute, con un estribillo desbocado y galopante de muchos quilates.

The Throne y Sacred Mind completan el tridente mágico del disco. Ni la BBC, ni la MSN, esos son principiantes. La primera puede ser lo que BLIND GUARDIAN llevaban mucho tiempo buscando. La síntesis perfecta entre la orquesta, las bases heavys, los guitarrazos y los coros épicos. Me he recordado a clásicos como Sacred Worlds o And then there was Silence. Y ah, que se me olvida,  lo de Hansi Kursch aquí…de otro nivel. Menudo show vocal. La segunda es más gótica, más curiosa y original. Pisa inicialmente el freno y poco a poco nos lleva con cuidado a lugares tétricos donde Hansi desgarra la voz y las guitarras se tornan oscuras. Otro tema que demuestra que lo de probar cosas para los bardos no es un tabú.

Miracle Machine es la balada obligatoria, pero no de rigor. Por una vez, no estamos ante el tema folkie acústico de siempre. En este caso la voz dulce de Hansi se apoya en el piano, creando una canción preciosa, tierna y sencilla, de toques QUEEN bastante evidentes en ese estribillo a golpes. Para terminar, Gran Parade, donde nos recibe repentinamente la guitarra de Olbrich. Nueve minutos de intensidad, donde la banda no se guarda ninguna de sus armas. Es complicado analizar esta pista sin repetir lo dicho anteriormente, así que vamos a resumirlo en “temazo que hay que escuchar sí o sí donde cabe todo lo que se ha hecho en el resto del disco”. Un final sublime, incluso mejor (para un un servidor) que Wheel of time, que ya puso el punto final al disco anterior con brillantez.

 

Audio. Blind Guardian, The Holy Grail

 

Poco más hay que decir. BLIND GUARDIAN lo han vuelto a hacer. No son ellos una banda adicta a hacer borrones en su carrera, y Beyond the Red Mirror es un álbum que consigue las dos cosas que yo personalmente les pido: No estancarse y, al mismo tiempo, no perder su identidad. Mira que no es fácil, pero lo hacen como si nada. Merece la pena que lo escuches. No una vez, ni dos, porque así no le sacarás el jugo. A la larga sentirás que no ha sido en absoluto un tiempo perdido. Estará sin duda muy alto en mi lista de los mejores del año que acaba de empezar.

 

 Texto: Paco Sánchez (@cloud1377)
Ilustración: Andrés Miguel

 

 Tracklist de Beyond the Red Mirror:

  1. The ninth wave
  2. Twilight of the gods
  3. Prophecies
  4. At the edge of time
  5. Ashes of eternity
  6. The holy grail
  7. The throne
  8. Sacred mind
  9. Miracle Machine
  10. Grand Parade

 

Escucha Beyond the Red Mirror en Spotify

 

One thought on “Blind Guardian: Beyond the red mirror (Críticas de discos)

  1. Pingback: Blind Guardian + Orphaned Land: crónica y fotos de su concierto en Barcelona (Sala Razzmatazz)18/04/2015 | El Lado Oscuro de la Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 − uno =