Loquillo: Su nombre era el de todas las mujeres (Review) – El rock de Loquillo y la poesía de Luis Alberto de Cuenca

Loquillo, por Andrés

 LOQUILLOSu nombre era el de todas las mujeres
Warner Music Spain, 2011
7/10

 

El martes llegó a las tiendas el nuevo trabajo de Loquillo. El artista barcelonés, inquieto y curioso, y afianzado ya sin sus Trogloditas, presentó Su nombre era el de todas las mujeres. Un nuevo disco bajo el brazo, atípico para el mercado, pero no para Loquillo. Atípico porque se trata de un álbum apoyado en la obra de un poeta, Luis Alberto de Cuenca. No para el Loco porque es su tercer disco basado en poesía ajena.

 

El resultado de esta combinación es que estamos ante un buen trabajo. No está al nivel de Balmoral (2008), su anterior entrega, pero merece la pena. Ese disco parece que marcó un punto de inflexión en la carrera del cantante catalán, pues su nuevo retoño continúa la línea marcada por su predecesor. Es sin duda hacia donde quiere reorientar su carrera José María Sanz, Loquillo. La gira, que comienza el 5 de noviembre en Zaragoza, va a ser vivo retrato de este cambio: será en teatros y el repertorio se basará exclusivamente en sus tres álbumes de poesía, la BSO que compuso para Mujeres en pie de guerra (2005), Nueve tragos (1999) y Balmoral. Lo que viene a ser su discografía al margen de los ya desaparecidos Trogloditas. En esta nueva etapa, Loquillo ha abandonado el cuero, y se ha acomodado en la seda. Él y su música. Se ha alejado del rock más crudo, por un estilo muy personal, más pausado, pero sigue siendo un disco de rock. Para entender esta conexión, basta escuchar el fantástico trabajo de cuerda en Su nombre era el de todas las mujeres, que no desentona con los intermitentes guitarrazos de Jaime Stinus, guitarrista-productor de Loquillo los últimos 10 años. Rock adulto. Así suena el Loquillo del nuevo milenio.

El primer single del disco, Political Incorrectness, es muy rockabilly, y las guitarras se dejan oir bien fuertes en el final de El encuentro, la que puede ser su Cadillac solitario de esta nueva etapa. Rock marca de la casa. Estos dos son los temas estrella, junto al que le da título al álbum. Hay cortes como La noche blanca o Cuando vivías en La Castellana, en los que el Loco suena reposado, con una inédita sobredosis de calma. Pero no importa. Derrocha actitud aún entre susurros. Su Rock&roll actitud. Sólo hay que disfrutarlo, porque retoma su tono más reconocible en Farai un vers de dreyt nien. También apuesta por temas apoyados en melodía, como La malcasada y la ya citada Su nombre era el de todas las mujeres, lo que le da el necesario gusto hetereogéneo a este puñado de canciones nacidas de poemas. Una buena manera de adentrarse, además, en el magnífico universo literario de Luis Alberto de Cuenca.

 


Vídeo. Loquillo, Political incorretness. Su nombre era el de todas las mujeres (2012)

 

El músico aragonés Gabriel Sopeña ha sido el encargado de poner música a los poemas de de Cuenca, que al final han quedado en 10, de una selección inicial de más de 30. Se trata de un proyecto que los dos músicos llevan gestando 15 años, tras grabar el tema Cuando pienso en los viejos amigos, trabajado sobre un texto del poeta madrileño, que apareció en Con elegancia (1998). Y pueden estar orgullosos. Es un gran álbum, a la altura (literal) de Loquillo. Es enriquecedor para un artista y para su público no anclarse en exceso, y el catalán no lo ha hecho en su vida. Además, es bueno que un voraz devorador de cultura como Loquillo se empeñe en educarnos. Más en los tiempos que corren, que Telecinco mete mano hasta en las disqueras.

 

Texto: Tomás Catalán (@t_catalan)
Ilustración: Andrés Miguel

 


Escucha Su nombre era el de todas las mujeres en Spotify:

 

También te puede interesar:

7 thoughts on “Loquillo: Su nombre era el de todas las mujeres (Review) – El rock de Loquillo y la poesía de Luis Alberto de Cuenca

    • Loquillo.. umm, yo es que siempre fui de Sabino Me9ndez, su pmeirr letrista y compositor. El de “Quiero ser una rocarol star” y “Esto no es Hawai”. Pero claro, entonces teneda 20 af1os y menos… Y Loquillo sigue cantando igual de limitadamente.

  1. No he comentado esto antes, para no desviar la atención del disco, y no llevar a confusión la obra de de Cuenca, pero también es el autor de la famosa Caperucita feroz, de la Orquesta Mondragón (“hola, mi amor, yo soy tu lobo…“)

  2. Pingback: Manolo García y su brillante Día de la marmota | El lado oscuro de la Luna

  3. Pingback: Loquillo engrandece su leyenda en Zaragoza con una actuación memorable | El lado oscuro de la Luna

  4. Pingback: Loquillo engrandece su leyenda con una actuación memorable en Zaragoza | El Lado Oscuro de la Luna

  5. Pingback: Loquillo en Madrid (Review) | El Lado Oscuro de la Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 8 = uno