Flying Colors: Second Nature (Crítica de discos)

FLYING COLORS: Second Nature
Mascot Label Group, 2014
7,5/10

 

Second Nature es el segundo trabajo de FLYING COLORS. Esta formación estadounidense regresa, dos años después de editar su debut, para demostrar que aquello no fue flor de un día y que este proyecto va en serio. Para los más despistados, recordaremos que en este combo encontramos a: Mike Portnoy (ex DREAM THEATERTRANSATLANTIC),  Dave LaRue (ex DIXIE DREGSJoe Satriani),  Neal Morse (ex SPOCK´S BEARDTRANSATLANTIC), Steve Morse (ex DIXIE DREGS y ex DEEP PURPLE) y al vocalista Casey McPherson (ALPHA REV).

En este nuevo elepé volvemos a catar todo el espectro de influencias y experiencias que los músicos atesoran y que ya desplegaron en Flying Colors (2012); en este sentido hay pocas variaciones.  El aporte melódico del cantante Pop marca el aire comercial y accesible de algunas composiciones, que apoyadas en buenos y efectivos estribillos se convierten en “hits” incontestables. The Fury Of My Love, relajada y preciosista,  donde Casey brilla con luz propia, es un ejercicio total de clase y elegancia.  A Place in Your World es más movida y enérgica, pero una vez más graba su línea vocal en tu memoria. Lost Without You sigue la misma onda de esta última, con especial acierto en los coros ultra azucarados.

Aunque hablamos de tres cortes que podrían estar en cualquier radio comercial, no olvidemos que detrás de ellos tenemos un arsenal de virtuosos. No estamos ante unos instrumentalistas que buscan algo fácil y simplón para arrasar en las listas de ventas, sino que mezclan todo su talento y sofisticación con estructuras más asequibles y melódicas. Opino que el resultado es brillante, pero seguramente no gustará a los que esperen apabullantes solos e interminables demostraciones de imaginación. Guitarra, batería, bajo y teclados están al servicio de las canciones.

Mask Machine fue el single de adelanto y primer video de Second Nature. Es una pista eminentemente más rockera, con más pegada y ritmo que las anteriormente comentadas. Fácilmente podríamos hablar del nexo de unión  entre ambos mundos. En algunos intervalos se acerca a las tesituras más metaleras propias del señor Portnoy y gana varios enteros en lo que a potencia se refiere. Más guitarrera y vacilona es Bombs Away, con un regusto a Rock Clásico y guiños al Funk. Un medio tiempo que tampoco escapa a un estribillo redondo.

Más variedad con One Love Forever, donde se atreven con instrumentos Folk y donde la nitidísima producción deslumbra e impresiona. Es el tercer corte más largo y ya tiene una estructura algo más rebuscada y elaborada.  Por su parte, Peaceful Harbor es una balada llena de intensidad, en buena parte por culpa del coro góspel que envuelve el tema en su tramo final. Comparte pasajes acústicos en su inicio con otros más eléctricos.

Y las dos piezas imprescindibles para los que busquen algo de Progresivo o Rock Sinfónico se llaman Open Up Your Eyes, que abre el cedé, y Cosmic Symphony, que con sus tres partes lo cierra. En ambas somos deslumbrados por la magia y la destreza de los músicos que forman FLYNG COLORS. Los más de diez minutos que duran son una aventura que va desde el Jazz hasta el Metal, pasando por un puñado de estilos y desvaríos imprevisibles. Representan, sin duda, el sonido más cercano a lo que nos tienen acostumbrados  los cuatro genios americanos. Dos pequeñas licencias que abrazan una obra variada y muy heterogénea.

 

Vídeo – FLYING COLORS – Mask Machine

 

En mi opinión, FLYING COLORS es un conjunto ambicioso que apuesta por disolver la calidad y la clase en la música más convencional. Me parece encomiable y muy plausible, aunque entiendo que habrá quien vea esto como una pérdida de tiempo o una forma de venderse. Si entramos en comparaciones, echo de menos algún pelotazo como fue para mí The Storm, incluido en su primer larga duración, pero en líneas generales mantienen el nivel y en varios tramos lo superan. De momento han dado con la fórmula, la simbiosis funciona y no parece que las ideas se les vayan a agotar.

 

Texto: José Manuel Taboada
Ilustración: Andrés Miguel

 

Tracklist: (Puedes escucharlo en Spotify al final del artículo)

  1. Open Up Your Eyes
  2. Mask Machine
  3. Bombs Away
  4. The Fury of My Love
  5. A Place in Your World
  6. Lost Without You
  7. One Love Forever
  8. Peaceful Harbor
  9. Cosmic Symphony
    I. Still Life of the World
    II. Searching for the Air
    III. Pound for Pound

 

Formación:

  • Steve Morse (guitarra)
  • Casey McPherson (voz)
  • Neal Morse (teclado)
  • Dave LaRue (bajo)
  • Mike Portnoy (batería)

 

Más información de FLYING COLORS:

 

One thought on “Flying Colors: Second Nature (Crítica de discos)

  1. Pingback: Flying Colors: Second Flight: Live At The Z7 (Crítica de discos) | El Lado Oscuro de la Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno + = 2