I am Ozzy: Confieso que he bebido (Review)

Ozzy 2

OZZY OSBOURNE, I am Ozzy: Confieso que he bebido
Little Brown Editorial, 2008
Puntuación: 8,5/10

 

¿Alguien dudaba de que la vida de Ozzy Osbourne daba para un libro? Pues, por fin, éste ya está aquí, para disfrute de fans o simplemente seguidores del rock. I am Ozzy: Confieso que he bebido es mucho más que las memoras de uno de los personajes más importantes  del heavy metal. Es la historia del género, y, además, muy, muy entretenido. Narra la vida del cantante desde su niñez a 2008, que se podría resumir en demencia que sobrepasa todos los límites imaginados, pero vivido y contado de forma divertida y tronchante.

 

Ozzy siempre ha sido un rockero con un punto de locura entrañable, y estas páginas no revelan otra cosa. Ya desde niño se advertía que John Osbourne iba a ser diferente. Y ser el frontman de Black Sabbath fue el escaparate idóneo para dar rienda suelta a sus ocurrencias, bromas, puntazos y estupideces, en el que el Madman llegó a un punto que pasó la mayoría de sus años sin control sobre sus actos. Pero Ozzy hubiera sido Ozzy de cualquier modo, aún sin que la fama no hubiera llamado a la puerta de su casa en el barrio obrero de Aston, de Birmingham.  Aunque entonces no hubiera sobrevivido. O quizás sí: El libro comienza con la revisión médica que cambió su vida, tras la que decidió que quería quedarse en el lado de los vivos, y que para ello debía cambiar.  Un buen resumen de los innumerables excesos que va a revelar a lo largo del libro, y que confirma su condición de inmortal, junto con Keith Richards y Lemmy. Los tres deberían ser analizados por la ciencia para crear una raza de hombres indestructibles. Nunca sabremos cuánto hay de leyenda realmente, pero está claro que estos son de otra pasta. Más allá de las historias de desenfreno, las relativas a lo musical también son muy interesantes. El nacimiento de Black Sabbath, la pionera elección de temática y vestuario tenebroso,  su inmediato éxito, la composición de canciones emblemáticas, como Iron Man o Paranoid, su relación con Tony Iommi y el resto de la banda, su expulsión, la preparación de su aún más exitosa carrera en solitario, la influencia del malogrado Rhandy RoadsEs curioso como alguien que apenas sabe coger una guitarra no sólo ha tenido la suerte de rodearse de grandes compositores, sino que además ha nacido para esto. Ozzy lo sabe, y no tiene reparos en reconocerlo. Hay mucho protagonismo de su mujer Sharon,
pero desde que entró en su vida como representante de Black Sabbath fue casi como un 5º miembro, y responsable del personaje de Ozzy post Sabbath, con todo lo bueno y lo malo que ha significado esto. Y alguna mentirijilla hay, como la de su relación con Dio, su sustituto en BS, y al que ridiculizaba en cuanto tenía ocasión. Pero en este caso ha decidido reescribir la historia.

 


Vídeo. Black Sabbath, Paranoid (Paranoid, 1970)

 

 El libro se lee muy fácil. El lenguaje es sencillo, y hasta se podría leer de una sentada por lo que engancha. Muchas anécdotas ya las conocemos, como la mundialmente conocida del murciélago que perdió la cabeza por un mordisco del cantante. Pero contadas por Ozzy tienen, desde luego, mucho más gracia.

 

Texto: Tomás Catalán (@t_catalan)
Ilustración: Andrés Miguel

 

Escucha a Black Sabbath en Spotify en este enlace, y a Ozzy en solitario aquí.

 


Vídeo. Ozzy Ousborne, Crazy Train (Blizzard of Ozz, 1980)

 

 SÍGUENOS EN FACEBOOK Y TWITTER (@ELODLL)

One thought on “I am Ozzy: Confieso que he bebido (Review)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 × ocho =