Leyendas del Rock 2016: crónica y fotos del sábado 13 de agosto

Llegó el temido y a la vez ansiado último día de festival. Temido porque nadie quería que terminase el Leyendas, pero ansiado porque los cuerpos ya no daban más de sí. Tras tres jornadas intensas y llenas de anécdotas, tomábamos posiciones en el Polideportivo de Villena, cuya castigada hierba daba también claros síntomas de agotamiento.

 

37_Leyendas2016

 

Por delante teníamos una maratoniana tarde/noche donde brillaban con luz propia los nombres de HELLOWEEN y TARJA, y en la que había hueco para estilos tan dispares como el Rock de NAZARETH, el Viking de ENSIFERUM, el Progresivo de SYMPHONY X, el Metal Extremo de VENON o el Metal Sinfónico de DELAIN. Precisamente, estos últimos eran los primeros en tomar posiciones alrededor de las cuatro y media de la tarde. Aunque antes de ello ya habíamos podido disfrutar en el camping de los conciertos de NORTHLAND y HITTEN, ambos con muy buena respuesta y en los que los grupos derrocharon actitud y buen nivel.

La del sábado fue con diferencia la más calurosa de las jornadas del Leyendas 2016, y, como le pasó a DARK TRANQUILLITY, eso, unido al pesado sol que nos castigaba, marcó la actuación de los holandeses. DELAIN salió con ganas, con energía y dispuesto a demostrar porque es uno de los combos con más proyección de la escena, a la vez que llamado, porque no, a ser el relevo de los grandes nombres. Los primeros y movidos cortes entretenían a los más valientes que poblaban las primeras filas, mientras que el resto de espectadores, cobijados en una buena sombra, observan desde la distancia.

Leyendas_Delain_

Pincha en la imagen para ampliar

Pistas como Get The Devil Out of Me y Army of Dolls marcaban un arranque acertado, que acompañado por el carisma de Charlotte Wessels, vocalista de la banda, hacía más que merecida su presencia en Villena. El resto del conjunto tenía un papel más secundario, y es que todas las miradas se iban a la cantante holandesa. Con su simpatía y desparpajo logró arrancar palmas de un público que tenía todavía la paella en la boca, y que entraba en acción a paso de tortuga.

The Glory And The Scum fue un adelanto del inminente nuevo trabajo del combo, una composición más pesada y contundente de lo que habían interpretado hasta el momento, y menos dinámica para este tipo de conciertos. Sonó realmente bien, pero pudo no ser el mejor corte para un show a las cinco de la tarde. Tras Here Come the Vultures interpretaron Mother Machine, otra pista con un desarrollo más pausado y que para nada convenía al concierto. Seguramente, en una sala la elección de los temas habría sido muy acertada, pero a pleno sol, el bajón de intensidad fue difícil de digerir.

Retomaron el vuelo en la recta final con We Are The Others y Don´t Let Go, que más agitadas y movidas sí convencían al respetable. Para cerrar, Pristine, otro corte muy intenso y contundente que traía otro vaivén en su show, marcado por los altibajos. No podemos decir que la ejecución de las canciones fuera mala, todo lo contrario. DELAIN mostró un nivel excelente y mucha proyección, pero pudo fallar a la hora de incluir demasiados cortes de tempo bajo en su repertorio. De noche o en un local cerrado están bien, pero a las cinco en un festival suelen fallar.

Leyendas_Ensiferum_

Pincha en la imagen para ampliar

ENSIFERUM fueron los siguientes en actuar en el espacio principal de conciertos. Los finlandeses volvían a Villena después de un par de años, para presentarnos su nuevo disco, One man army, que ya presentaron en salas en nuestro país, y a deleitarnos con algunos de sus clásicos.

En esta vez se enfrentaron al sofocante calor alicantino, que en el sábado fue especialmente fuerte, más todavía a primeras horas, lo que no deslució su descarga musical, y por supuesto no medró las fuerzas de los músicos. ENSIFERUM se caracterizan precisamente por su vibrante directo, y en Villena de nuevo hicieron saltar al público, que se había congregado dispuesto para la batalla.

El concierto fue muy cortito para lo que nos tienen acostumbrados, por lo que obligatoriamente se echaron de menos muchos temas, pero la banda aprovechó los cincuenta minutos de que disponía para animar al público de la mejor forma posible y con una actitud intachable.

Si con ENSIFERUM habíamos visto muchas caras pintadas, para el turno de POWERWOLF no fueron menos los que acudieron debidamente maquillados. La banda alemana/rumana salió con la artillería, presentando una muy buena puesta en escena (telones gigantes, maquillaje, dos teclados…) y enseguida consiguió enganchar al público.

 

Leyendas_Powerwolf_

Pincha en la imagen para ampliar

El teclista Falk Maria Schlegel no dejó de moverse de lado a lado durante el concierto, incluso tomando el micro en algunos momentos para dirigirse al público, mientras el vocalista Attila Dorn dejaba a muchos boquiabiertos con su impresionante registro, muy apropiado para el estilo que practica la banda.

Abrieron con Blessed & Possessed, de su último disco de estudio, y fueron haciendo un repaso a su discografía mientras el sol iba escondiéndose poco a poco tras el escenario. Para cerrar se guardarían su ya clásica Lupus Dei.

Había muchas ganas de ver a SYMPHONY X de nuevo en un festival. Tras su paso por nuestro país en febrero, cuando presentaron su nuevo disco, Underworld (2015), volvían a los escenarios españoles para ofrecer su potentísima mezcla de Progresivo y Metal Contundente. La melodía y la caña se dan la mano en una de las mejores bandas que cualquier fan de lo exquisito puede desear, pero que, en el Leyendas, y duele mucho decir esto, se equivocó claramente.

Leyendas_SymphonyX_

Pincha en la imagen para ampliar

Es de sobras conocido que este tipo de bandas priman el aspecto técnico ante cualquier otro, y que lo fundamental en sus bolos es la música. Sin embargo, eso no quita para que también deban cuidar el aspecto visual y escenográfico, que en Villena fue un verdadero desastre. El combo norteamericano era consciente de que sus seguidores iban a ignorar ese detalle, que no les iba a importar, pero, para quien no los conocía, resultó difícil saber quién y por qué estaba en escena. Ni un telón, ni un pequeño estandarte… nada. Para colmo, tan solo el bestial Russell Allen interactuaba con el público, y encima lo hacía tras una máscara, acorde con la imagen del grupo, que mantuvo prácticamente hasta la mitad de su descarga. Fue todo tremendamente impersonal.

El resto de miembros de la banda, especialmente el genio Romeo, se centraban en sus instrumentos y apenas ofrecían pequeñas muestras de agradecimiento con su cabeza. Por si todo esto fuera poco, SYMPHONY X fue las pocas formaciones que hizo de su capa un sayo y optó por basar su repertorio en su nuevo disco. ¡Los siete primeros cortes fueron de su nuevo retoño! Seamos honestos, para servidor, que adoro su “reciente” trabajo y no los pude ver en la gira, esto fue una bendición, pero, para aquellos menos versados en los yanquis, pudo ser difícil de tragar. Sea of Lies del descomunal The Divine Wings of Tragedy (1997), acompañado por Serpent’s Kiss y Set the World on Fire (The Lie of Lies) fueron el fin de un setlist descompensado y poco comprensible para un festival.

No hay nada que decir en el aspecto musical, que fue lo mejor de una actuación que paso tristemente desapercibida. Sonaron como un ciclón, absolutamente compenetrados y perfectamente conjuntados. La voz de Allen fue lo mejor. Fue ese gran tesoro que todos conocemos, con los destellos de Dio y de otros maestros que atesora, y que en directo gana enteros, si es que esto es posible. Costó entender la descarga de SYMPHONY X, que pese a ser impoluta, fue igualmente descafeinada. Menos mal que no tocaron a las cinco de la tarde.

 

Leyendas_Nazareth_

Pincha en la imagen para ampliar

Al igual que pasó con URIAH HEEP el primer día de festival, la presencia de NAZARETH en el cartel del Leyendas era un guiño al público más veterano. Y al igual que pasó con los británicos, para este equipo de redactores, las composiciones de los escoces eran totalmente desconocidas. La verdad por delante. A pesar de sus 50 años de vida, no son un conjunto muy reconocido en nuestro país, y su vastísima discografía requiere de tiempo y ganas.  Desde la distancia, sonaron francamente bien, con una clase y unas ganas que muchas bandas jóvenes anhelarían. Presentaron a su nuevo vocalista, Carl Sentence, el cual se mostró resolutivo y cómodo sobre las tablas. Acertada decisión la de incluir a este tipo de combos en el cartel del certamen alicantino, que siempre aportan quilates y dejan su impronta de verdadera Leyenda del Rock.

HELLOWEEN
8/10

 

Leyendas_Helloween_

Pincha en la imagen para ampliar

HELLOWEEN era la máxima atracción de la última jornada del Leyendas 2016. Su posición como cabeza de cartel estaba más que justificada, pese al eterno debate entre pro-Andi Deris y pro-Michael Kiske. Consideraciones aparte, los alemanes entraron en escena con un fulgurante comienzo, con Eagle Fly Free, Dr Stein y My God-Given Right, tema que da nombre a su último elepé y que, en opinión de quien escribe, es de los más acertados del compacto. La garganta del vocalista teutón aguantaba de manera más o menos óptima el primer envite, y con Steel Tormentor cerraban un arranque de show a la altura de su nombre.

En el escenario, Weikath (con su inseparable pitillo) se repartía las labores de guitarra con Sascha Gerstner, más activo y con la frescura que reclama su relativa juventud. Grosskopf y Dani Löble eran las otras piezas fundamentales en el buen sonido que salía por los altavoces, mientras Deris, más suelto en su castellano que en otras ocasiones, ahorraba esfuerzos y permanecía estático en el centro del escenario. Más tarde bromearía, o no, con el hecho de que estaba “un poquito borracho” y que le encantaba el vino español.

Leyendas_Helloween_

Pincha en la imagen para ampliar

El enérgico arranque de las calabazas se vio ligeramente frenado con Waiting for the Thunder, un buen tema que daba cierto aire de respiro y que bajaba el frenesí de los más fanáticos del combo. Con temas más actuales como como Lost in America, Straight Out of Hell o Heroes, HELLOWEEN defendía su repertorio moderno, aunque el show no volvería a coger aires de grandeza hasta la pegadiza Power. Tras ella, los germanos se atrevieron con un extenso medley de cuatro pistas: Halloween, Sole Survivor, I Can, Are You Metal? Y Keeper of the Seven Keys. Son grandes pistas y claves, algunas de ellas, en su discografía, pero que unidas entre sí y cortadas cual barra de helado, pierden algo de gracia.

En el bis había reservados, como no, dos temas inmortales: Future World y I Want Out. Aquí ya los problemas de germano para dar la talla fueron más serios, pero el show daba sus últimos coletazos y pocos parecían escuchar lo que HELLOWEEN lanzaba desde el escenario; la fiesta era total y la gente cantaba y bailaba como si no llevase cuatro días dándolo todo. No había dolor, esto se acababa y para los grandes clásicos siempre hay energía.

Con sus pequeños altibajos y con los consabidos problemas de Deris para los temas ochenteros, podemos afirmar que la banda de Hamburgo firmó un concierto muy correcto y a la altura de lo que se les puede pedir. Estuvieron lejos del nivel mostrado en este propio Leyendas por combos como ANTHRAX o AVANTASIA, pero mantuvieron muy bien la dignidad e hicieron felices a sus números seguidores.

 

 

Llegaba el turno de una de las actuaciones más multitudinarias del escenario Mark Reale. EQUILIBRIUM salieron a escena ya a noche cerrada y con la carpa llena. Los alemanes dieron uno de los conciertos más destacados de la jornada en el espacio pequeño de conciertos. Su impresionante directo se vio completado con una muy buena actitud del público, que pese al cansancio acumulado no tuvo problema para echar el resto en lo que pronto se convirtió en una fiesta del Folk Metal.

Pudieron verse multitud de cuernos de cerveza mientras la banda iba descargando una selección de sus temas más épicos. No faltaron Born To Be Epic, PreyBlut Im Auge entre otras.

Leyendas_Tarja_-1

Pincha en la imagen para ampliar

Tarja es una de las musas del Metal moderno europeo por excelencia. Hasta Villena llegaba con su flamante nuevo elepé bajo el brazo, The Shadow Self (2016) (publicado apenas ocho días antes de su show en el Leyendas) y con la misión de poner el toque moderno con sus composiciones contundentes y pomposas. Vestida de blanco impoluto, la ex de NIGHTWISH saltó a las tablas con todo su carisma por delante, una arrolladora presencia que ya la acompañaba en su época con su banda madre, pero que ahora reluce todavía más por el paso de los años. Dialogar constantemente con la audiencia en castellano hizo que la finesa se metiera fácilmente a la gente en el bolsillo, algo sencillo para ella al residir en nuestro país.

Los acordes de No Bitter End nos sumergían en esas guitarras con sucia distorsión que la vocalista ha adoptado en sus últimos trabajos, a la vez que su voz de soprano aportaba el toque melódico. Muchos serían los cortes que interpretaría de su reciente retoño, como Demons In You, Eagle Eye o Calling From The Wild. Estas tres fueron ejecutadas del tirón, algo que, debido al escaso tiempo que llevan publicadas, pudo hacer que más de uno se perdiera o dejase su mente flotar a lo Hommer Simpson.

Como era de esperar, toda la atención del respetable era para Tarja, encañonada constantemente con un potente chorro de luz blanca, mientras que el resto de la banda, ataviados de negro, quedaba en un discreto segundo plano. Destacó la presencia del ex de APOCALYPTICA Max Lilja, cuyo celo, aunque algo perdido entre tanta ruidera, tuvo su peso correspondiente. La magia de Terrana a las baquetas se echó de menos.

De su carrera en solitario dejó caer pistas como 500 Letters, Ciaran’s Well, Never Enough, Victim of Ritual o Until My Last Breath. En varios tramos de ellas la nórdica tiró de grabaciones de su propia voz para completar los coros, algo que gustó a algunos y decepcionó a otros. Huelga decir que su voz sigue en plena forma y que sigue siendo una vocalista sublime, pero optó por este sistema para su directos. La versión de Supremacy de MUSE y un medley de NIGHTWISH con Tutankhamen, Ever Dream, The Riddler y Slaying the Dreamer fueron también parte de su repertorio.

 

Leyendas_Tarja_-1

Pincha en la imagen para ampliar

Tarja jugó francamente bien sus cartas en el Leyendas. Su descarga fue muy contemporánea, dinámica y potente, algo que sus fans más acérrimos esperarían, pero que pillaría en fuera de juego a los más despistados. Tal vez algún tema menos del nuevo disco, o mejor distribuido en el repertorio, habría hecho más ágil una actuación a la que pocas pegas se le pueden poner.

La última bala internacional del Leyendas 2016 era VENOM, una de las bandas más influyentes del Metal extremo y que volvía a Villena tres años después de su primer show en España. En este caso, lo hicieron con los temas de From The Very Depths (2015) en el regazo. Del mismo nos brindaron The Death of Rock ‘n’ Roll, con la que abrieron su descarga, además de otros afilados navajazos como Long Haired Punks.

Leyendas_Venom_

Pincha en la imagen para ampliar

Con la misma rabia de siempre y la honestidad por bandera, los ingleses crearon una brutal y abrasadora atmósfera, apoyada por los oscuros juegos de luces y recurrentes llamaradas. Fueron el único combo en usar este recurso en todo el certamen. El infranqueable poderío sonoro de la banda arrasó el Leyendas durante algo más de sesenta minutos, terminando, como no podía ser de otro modo, con dos clásicos fundamentales: Black Metal y Witching Hour. Posiblemente, fuera de los grupos más complicados de digerir de esta edición; una propuesta algo plana para los menos versados en el estilo, a la vez que un chute de fuerza para los amantes del barro.

Llegaba el turno de ANGELUS APATRIDA. La banda de Albacete es no solo una de las más importantes y con más proyección en nuestro país, sino también una de las más queridas. A pesar de que han crecido exponencialmente en los últimos años, han mantenido la misma humildad de sus inicios, lo que puede ser una de las claves de la pasión con la que les siguen sus seguidores.

En el Leyendas del Rock ya se les echaba de menos. Llevaban unos cuantos años sin pasar por el festival, y a aunque no jugaban en el mejor de los terrenos (último día de festival y a las dos de la madrugada) reunieron a muchísimo público a la hora de su concierto.

 

Leyendas_Angelus_Apatrida_

Pincha en la imagen para ampliar

Y lo cierto que tanta fama es justificada. No hicieron falta más de unos acordes para que el público se entregase por completo a la banda. Y es que es una delicia ver en directo a Guillermo Izquierdo y compañía, que parece que nunca dejan de sorprender. En el Leyendas gozaron de un buen sonido, lo que lució bastante su actuación, en la que disfrutamos tanto el público como la banda, que se lo tomó como una fiesta.

Es una tradición: LUJURIA se ha convertido en los dos últimos años en la pieza perfecta que completa el Leyendas del Rock. Como en la edición del 2015, los segovianos subieron a las tablas a las tres de la mañana para poner el punto y final, y, como es costumbre, desde los primeros instantes fue Óscar Sancho el que tomó el bastón de mando para espolear a la derrengada audiencia. El vocalista lo tiene muy claro: ¿O te unes a la fiesta o te unes a la fiesta? No hay otra opción. Para terminar una cita como el Leyendas no hay mejor combo, y si no existiera LUJURIA habría que inventarlo, para que dinamite, año tras año, el Polideportivo alicantino cuando todo parece venirse abajo.

Leyendas_Lujuria_-1

Pincha en la imagen para ampliar

Esta Noche Manda mi Polla fue el pistoletazo de salida a una descarga en la que la banda optó por sus mejores y más reconocibles temas. No faltaron pistas como Estrella del Porno, Sperman o Corazón de Heavy Metal. Además, invitaron a subir al escenario a un puñado de tíos para contrarrestar la actitud de STEEL PANTHER, a los que Óscar metió un buen arreón. También reclamaron la libertad sexual o pidieron más honestidad a la clase eclesiástica, al tiempo que el cantante hacia chistes sobre Albert Rivera.

Durante la descarga de los segovianos subió a escena EVA ROCK, el propio Marcos Rubio y hasta una banda novel llamada INXIGHT. Círculo cerrado, misión cumplida y el himno del festival sonando por los altavoces. LUJURIA había clausurado el Leyendas como no podía ser de otro modo.

 

Conclusiones finales:

La décimo primera edición del Leyendas del Rock ya es historia. Para el recuerdo queda la inolvidable descarga de AVANTASIA y su constelación de estrellas, así como la lección de veteranía y coraje de ANTHRAX. Seguramente, junto al polémico show de STEEL PANTHER, fueron los más aclamados y celebrados en Villena. Desde el escenario Mark Reale nos llegaron los bolazos de EQUILIBRIUM, CELTIBEERIAN o AVULSED, demostrando que, paso a paso, lo de escenario pequeño es simplemente anecdótico. El sonido del que gozaron todos los combos, salvo los cortes en FEAR FACTORY y DRAGONFORCE, fue más o menos óptimo, ganando en potencia y calidad con respecto a otras ediciones. Aun así, siempre se puede ir un pasito más allá.

 

33_Leyendas2016También se agradeció la instalación de una pequeña grada, salvavidas para algunos más trillados en momentos de asueto. Igualmente, las pantallas ayudaron a los más perezosos a seguir los shows desde la distancia, bien sentados a la sombra o bien desde la comodidad de una barra.

Por su parte, en el recinto se volvieron a vivir algunas carencias importantes en lo que a servicios se refiere, siendo la ubicación de los urinarios masculinos de lo menos acertado en esta edición. En este sentido queda trabajo por hacer. Del mismo modo, el tema de la alimentación sigue necesitando un esfuerzo extra. Hay muy pocos puestos y con muy poca variedad. Las colas para cenar en ciertos momentos pudieron llegar a los cuarenta y cinco minutos, algo excesivo teniendo en cuenta lo que se servía: caro y generalmente escaso. Por el contrario, hay que aplaudir, una vez más, los precios de la bebida en la barra, así como la variedad, incluyendo refrescos sin azúcar o bebidas isotónicas. ¡Una sugerencia! En otros eventos veraniegos españoles se servía café caliente o con hielo, según apeteciera, a lo largo de todo el evento. ¡No todo es birra y alcohol!

91_Leyendas2016Las novedades en la acampada han sido bien recibidas, así como los conciertos en el propio camping y en la Plaza Mayor de Villena. Puestos a pedir, también se agradecería algo más de merchandising oficial del Leyendas, que este año se vio incrementando con unas simpáticas tazas. El cambio de ubicación del mercadillo también fue un acierto, así como el giro total al escenario Mark Reale, que este año no tuvo problemas para albergar descargas populosas como la de EQUILIBRIUM.

Villena mira de frente a la edición de 2017. ARCH ENEMY, EPICA, PRIMAL FEAR, ECLIPSE, BLOODBATH, ABORTED, AMARANTHE, OMNIUM GATHERUM, ELVENKING, TAKO, ALESTORM Y ARKONA son las primeras confirmaciones para un evento que tendrá lugar los días 9, 10, 11 y 12 de agosto de 2017. El Leyendas sigue creciendo, se consolida como un festival fundamental en el verano español y demuestra, año tras año, que tan importante como las bandas confirmadas es el cariño a la hora de hacer las cosas. Queda mucho margen de mejora, pero la dirección es correcta.

 

Texto: Andrés Miguel, Tomás Catalán y José Manuel Taboada
Fotografía: José Manuel Taboada
Ilustración: Andrés Miguel

 

Galería completa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro − = 2