Leyendas del Rock 2016: Crónica y fotos del viernes 12 de agosto

La segunda jornada del Leyendas del Rock 2016 llegaba con buenas previsiones meteorológicas. Finalmente, la lluvia nos había respetado en los dos días anteriores y las nubes se disiparon para dejar paso a un calor intenso, pero más llevadero que en otras ediciones del certamen. Así pues, tras vivir un acústico instrumental de ELUVEITIE en la Plaza Mayor de Villena, nos desplazamos al Polideportivo Municipal donde se hablaba, todavía, y no poco, del lio de los STEEL PANTHER. Por delante, quedaba una concatenación de conciertos que, a priori, sonaba a lo más gordo del Leyendas 2016: ELUVEITIE, CHILDREN OF BODOM y AVANTASIA. Sin desmerecer a nadie, aquí parecía encontrarse la canela del festival, el bloque de conciertos que más público iba a arrastrar y el tramo en el que, los más cascados, iban a rezar a Odín por una silla y un cuello nuevo; aunque luego hubo, para algunos, fuertes sorpresas.

Leyendas_Grave_Digger_

Pincha en la imagen para ampliar

Una de las leyendas del Metal Alemán nos despertó a todos a base de dobles bombos, riffs con acento teutón y la ronca voz de su cantante, Chris Boltendahl. Son un clásico en Europa y capaces de encabezar un festival como el Hom Fest hace tres años, o de abrir a las 4 de la tarde en un certamen como el Leyendas. Su humildad solo es comparable con la fidelidad de sus fans, que se arremolinaron en un número no muy grande, todo hay que decirlo, en el pequeño resquicio de sombra que el escenario brindaba.

Midiendo suss fuerzas, el público levantaba los puños al viento y se lanzaba con los épicos estribillos, pero sin muchos alardes a la hora de cabecear, y es que la amenaza de un golpe de calor no andaba muy lejos. Arriba, el quinteto parecía estar a gusto, consciente de que este no sería el bolo de su vida, pero también con la profesionalidad como bandera. Sonriente y más dicharachero que en otras ocasiones, el cantante germano bromeaba con el respetable y hacía el show muy liviano y agradable, algo fundamental para la hora en la que nos encontrábamos.

El primer alarido de placer llegó con Excalibur, extraída del álbum al que dio nombre y que hizo a GRAVE DIGGER llegar a su mayor momento de éxito. Aquí eche de menos otro corte muy cercano en el tiempo, como Knights Of THe Cross, pero su discografía es tan larga que se entiende que no siempre caigan nuestras pistas favoritas. La que no faltó fue la genial Rebellion (The Clans are Marching), que presagiaba un final de concierto que llegaba casi de manera inesperada; nos estábamos divirtiendo y el tiempo había volado. A renglón seguido, Heavy Metal Breakdown, que zanjaba una descarga muy correcta y que me reconciliaba con los alemanes, a los que vi algo cansados en el Hom Fest del 2013. Su posición en el cartel llama la atención, pero es lo de menos. Los que querían Heavy/Power Metal alemán del bueno se llevaron su ración.

Leyendas_Dark_Tranquillity_

Pincha en la imagen para ampliar

Otros que tuvieron que lidiar con el sol y las altas temperaturas fueron los suecos DARK TRANQUILLITY. Ellos pagaron más caro peaje por tocar tan temprano, y es que su música, oscura y fría, no encajaba ni de lejos con el sol y el calor que padecíamos. Sin importar esto, y con muchas ganas de caña, llegaron los primeros empujones, circle pits y arreones. De negro impoluto y con una sobria puesta en escena, los nórdicos arremetían con un setlist corto pero intenso, sin concesiones, en el que repasaron de forma somera sus mejores temas. Su propia evolución quedo patente en composiciones tan distantes en el tiempo y en estilo como The Wonders At Your Feet o State of Trust.

El amable vocalista del combo, el carismático Mikael Stanne (en un estado de forma vocal perfecto), no dejó de interactuar con sus gestos y miradas con la audiencia. Fue el frontman expeditivo al que estamos acostumbrados. También anunció que, justamente, el día anterior a su bolo en el Leyendas, habían terminado de grabar su nueva obra, Atoma, que verá la luz en otoño. Prometieron volver para presentarlo.

La pegadiza Terminus (Where Death Is Most Alive) fue de las más celebradas por la gente. EL show de los escandinavos cogía temperatura. El sonido era cristalino, francamente bueno, y algunos pensábamos en el show de AT THE GATES y lo distinto que habría sido el de DARK TRANQUILLITY a la una de la mañana. No podemos decir que el concierto fuera malo, pero sí que, en otras circunstancias, habría sido mucho mejor. El grupo lo dio todo, pero resultó complicado sumergirse en su propuesta densa y oscura. Con Final Resistance y Misery´s Crown pusieron el broche a su concierto.

Hablaba, al principio de la crónica, de sorpresas a lo largo de la segunda jornada del Leyendas. Sin duda, SKINDRED fue para muchos un pelotazo inesperado, y un chute de aire fresco que cayó como agua de mayo. El cartel del Leyendas era muy variado, pero, más o menos, todos los combos se movían en la ortodoxia de sus estilos: es decir, Heavy Clásico, Power Tradicional, Hard Rock añejo, Folk, etc…  Había poco hueco para los experimentos. Y en medio de ese puñado de bandazas se coló el más diferente e irreverente del cartel.

 

Leyendas_Skindred_

Pincha en la imagen para ampliar

Los británicos llegaron a Villena con su mezcla de Nu Metal, Rap y Reagge, sin ningún tipo de complejos, y dispuestos a sacudir nuestros cuerpos con sus contagiosos ritmos. Durante sesenta minutos, el Polideportivo mudó su piel y se convirtió en una pista de baile en la que las machaconas guitarras y los contundentes ritmos de batería ejercieron un poder hipnótico.

Desde el arranque, su genial y particular vocalista, Benji Webbe, no dejó de increpar jocosamente a todo el que no se movía, e incluso despidió de manera un tanto bruta a los fotógrafos que nos encontrábamos en el foso. Era un nervio y no paraba de mover al público, de hacerle menear sus manos, agitar sus camisas o corear los estribillos ultra pegadizos. No importaba que no te los supieses, los escuchabas una vez y a la segunda era como si los llevaras cantando toda la vida. Él llevo el peso de toda la descarga y fue el responsable de que el concierto de SKINDRED fuera de los más coloridos del certamen.

La provocación del grupo caló muy hondo entre los más abiertos de mente del Leyendas, y su propuesta convenció. No podemos negar que también hubo quien miró con recelo tanta electrónica y tanta parafernalia efectista, pero para gustos, colores.  Los neófitos en el grupo llegamos a casa con la necesidad de pinchar temazos como Doom Riff o Kill The Power, que fueron de los más aclamados en Villena. Si alguien quiere un rato diferente y se cruza con ellos, que no se los pierda.

Leyendas_Dirkschneider_

Pincha en la imagen para ampliar

El giro de estilo en el Leyendas fue radical. De la fiesta de SKINDRED pasamos al Heavy Metal más clásico y tradicional de DIRKSCHNEIDER, que no era otra cosa más que UDO, el mítico cantante de ACCEPT, interpretando, por última vez, los grandes clásicos de su banda madre. Con la misma formación que le acompaña en solitario, el pequeño vocalista salió a escena con la intención de trasladarnos a los míticos 80 de la mano de los grandes himnos del Metal Alemán. Como era de esperar, una vez más se produjo un cambio importante en el público de las primeras filas, y los más veteranos meneaban tímidamente sus cabezas al ritmo de Starlight o London Leatherboys.

Sin grandes alardes en lo que a movimientos se refiere, pero si recreando parte de la puesta en escena de ACCEPT, Udo interpretó sin ningún problema un total de doce cortes, entre los que sorprendió la inclusión de alguno como Son Of a Bitch o la falta de otros como I´m a Rebel; pero ya se sabe que cada uno lleva dentro a un responsable de elaborar repertorios. En 60 minutos no da tiempo, ni de lejos, a desgranar concienzudamente los años dorados de ACCEPT, por lo que adivinar los cortes que teníamos por delante no era complicado, llegando el clímax con Metal Heart, Fast as a Shark y Balls To The Wall.

Dada la veteranía de Udo, es más que comprensible el tono estático que tuvo el concierto en lo que a movimiento se refiere. Lo realmente importante fue saborear de la mano de su cantante original y por última vez (teóricamente), parte de las mejores canciones de una banda que marcó un antes y un después en un país fundamental para nuestra música. Los ACCEPT clásicos son básicos, y, aunque la banda siga a día de hoy en activo y en buen estado de forma, oírlos en la voz de Dirkschneider fue puro caviar.

Leyendas_Eluveitie_

Pincha en la imagen para ampliar

Los suizos ELUVEITIE no tuvieron mucha suerte en su última visita a Villena, hace un par de años. En aquella ocasión tuvieron que lidiar con un sonido malísimo que lastró irremediablemente su show. Esta vez tuvieron más suerte, y desde el primer minuto pudimos disfrutar de su intenso show.

Además, venían con una formación renovada tras la desbandada en sus filas hace unos meses. Como aspectos negativos, su nueva zanfoñista permaneció estática durante todo el concierto (nada que ver con Anna Murphy) y ninguna de las dos chicas de la banda canta, así que suprimieron todas las voces femeninas. Por lo demás, musicalmente sonaron muy bien, y el público (siempre entregado en sus conciertos) los arropó al igual que lo había hecho por la mañana en el acústico que dieron en la Plaza Mayor de Villena.

La banda continúa presentando su Origins, así que pudimos escuchar varios temas de su nuevo disco, además de algunos de sus clásicos. El más celebrado, como siempre Inis Mona, con el que cerraron. Seguro que mucha gente echó de menos The Call Of The Mountains, que en muchos conciertos de su gira ha cantado Liv Kristine.

La noche llegó con CHILDREN OF BODOM. La banda de Alexi Laiho es un clásico festivalero que todavía no se había dejado ver por Villena, uno de los platos fuertes de la jornada, y del festival.

 

Leyendas_Children_Of_Bodom_

Pincha en la imagen para ampliar

Tal como acostumbran, salieron a cuchillo con Silent Night, Bodom Night y desde ahí fueron enlazando con temas de casi toda su discografía. Pocas palabras por parte de la banda, y un setlist muy bien escogido, además de un buen sonido, hicieron que los asistentes disfrutasen mucho del concierto.

AVANTASIA
9/10

El plato fuerte de la semana era AVANTASIA. Sin discusión. Su gira por salas en marzo ya fue la más importante del género por nuestro país, saldada con tres llenos absolutos, con todas las entradas vendidas desde hacía meses. Aún así, seguro que había muchos leyenderos que no tuvieron ocasión de verlos en primavera, o hace cuatro años en su doblete en el Sonisphere, y prácticamente nadie se los quiso perder. Obviando la jornada de puertas abiertas, fue el concierto de mayor afluencia del festival.

Avantasia Leyendas

Pincha en la imagen para ampliar

Pero es que si repasamos los nombres de los cantantes invitados (Michael Kiske, Jørn Lande, Bob Catley, Ronnie Atkins, Eric Martin, Amanda Somerville, etc.)… ¿quién se lo querría perder? Y al frente de todos ellos, Tobias Sammet, consagrado ya como uno de los capos del Metal europeo por derecho propio, y uno de los mejores y más carismáticos frontmen de los últimos 20 años.

El show apenas difirió del que vivimos en marzo, salvo en la duración: las tres horazas del show por salas se adaptaron a “sólo” dos, más adecuadas para un festival. Sin embargo, el setlist, obviamente también reducido, no trajo sorpresas. Eso sí, al menos Tobias tuvo el buen ojo de variar el orden de los clásicos, para ofrecer algo diferente. 120 minutos dan para mucho, y los alemanes tuvieron tiempo para repasar todos sus álbumes… salvo la segunda parte del Metal Opera. Habrá que preguntarle al líder de AVANTASIA por qué nunca ha interpretado ningún tema de una de sus obras cumbre, salvo el guiño al estribillo de The Seven Angels para finalizar el show.

La audiencia, como era de esperar, entregada al 100%, en cada una de las 15 canciones que fueron sonando; y Tobias, en su línea, derrochando carisma, con el público en el bolsillo, y demostrando unas dotes vocales como nunca. Probablemente se encuentre en su mejor estado forma desde que empezara con EDGUY hace 27 años. Entre los cantantes invitados, es imposible no destacar a Michael Kiske, una voz de otra galaxia, y al que el público adora de forma casi desmedida. El hijo pródigo ha vuelto, y nadie quiere que vuelva a hacer una bomba de humo. Realmente es injusto destacar a uno por encima de otro, sobre todo compitiendo con artistas como Lande o Atkins, pero la magia  que transmite el ex de HELOWEEN es innegable.

En estas circunstancias, ¿quién pudo irse descontento? ¡Larga vida a Tobias Sammet y AVANTASIA!

 


Setlist de Avantasia

 

A noche cerrada aparecían en escena los MAYHEM. Notable cambio musical con respecto a AVANTASIA (hubo incluso un pequeño recado de Tobias Sammet al final del show, que dijo a los asistentes que las únicas cruces válidas no eran invertidas). Lo cierto que el concierto de MAYHEM se antojaba para muchos uno de los más interesantes, tanto por la historia de la banda como por el espectáculo que traen consigo, y por supuesto por que iban a interpretar al completo su álbum De Mysteriis Dom Sathanas, uno de los discos más míticos e influyentes de la historia del Black Metal.

No fue el concierto más multitudinario, pero lo que se quedaron a contemplarlo no perdieron detalle del espectáculo desde el primer minuto, cuando la banda salió a escena en medio de una gran nube de humo. Mientras iban sonando los primeros acordes, e incluso ya sonaba la voz, era realmente complicado distinguir entre los músicos (envueltos en sotanas) y las banderolas del escenario (también con figuras fantasmales). Los fotógrafos tuvieron que pasarlo realmente mal para captar alguna fotografía entre la nube de los primeros temas, pero conforme pasaban las canciones aquello se iba disipando y pudimos contemplar un altar central donde el vocalista fue haciendo sus rituales a lo largo del concierto.

Musicalmente la banda estaba sonando perfecta, y la atmósfera que habían creado no se rompió durante todo el concierto. De hecho, ni siquiera dijeron una sola palabra. Simplemente iban ejecutando los temas de su mítico álbum y escenificando su show, como si de una misa negra se tratase. Al terminar la ceremonia, la banda se acercó al borde del escenario y saludó a su público antes de marchar. Seguro que hubo a quién le horrorizaría su música o la puesta en escena, hubo opiniones para todos los gustos, lo único cierto es que fue uno de los shows más espectaculares que se han visto por el Leyendas del Rock.

Leyendas_Mayhem_

Pincha en la imagen para ampliar

El de BARÓN ROJO fue otro de los conciertos que generó debate en el Leyendas 2016. Aunque, siendo sincero, quien escribe no entiende muy bien porque todavía sigue siendo materia de discusión. Es como el día de la marmota: unos dicen que son una leyenda y otros que están acabados y que da pena oír cantar a los hermanos De Castro; y puede que ambas partes tengan razón. Lo indiscutible es que están presentes en buena parte de los festivales patrios y que en cada bolo son numerosos los que se desgañitan cantando sus grandes clásicos. Porque esa es la otra verdad: sólo los grandes clásicos. Del mismo modo que reconocemos su leyenda, también asumimos que los Barones escribieron hace mucho tiempo su último gran himno, y que su nivel vocal es francamente deficiente. Villena fue un concierto más del cuarteto, de los que ya hemos visto en diferentes certámenes, aunque con el matiz de que el combo interpretó al completo su mítico Volumen Brutal (1982).

Salió a escena el conjunto madrileño sin ningún tipo de preámbulo, siendo Armando De Castro el encargado de confirmar que estaban en Alicante para interpretar Volumen Brutal integro, sin cortes ni presentaciones y del tirón, porque querían recrear la magia de dicho elepé. También admitió que fue el propio Marcos Rubio, padre del Leyendas, quien pidió a BARÓN ROJO ese show especifico, y que esa era la condición para volver a Villena; y ellos aceptaron.

En consecuencia, los acordes de Incomunicación fueron los primeros en llegar a nuestros oídos. El sonido era potente, contundente, las canciones sonaban francamente bien, pero el asunto vocal era el esperado y temido. Especialmente preocupante fueron los problemas para cantar Dame Una Oportunidad, que sería, seguramente, el peor momento de su descarga. Con sus ya conocidos movimientos en escena, los BARÓN seguían repasando himnos como Son Como Hormigas, Las Flores del Mal, Resistiré o Hermano del Rock & Roll; en realidad todo el disco, porque es la piedra angular de nuestro Rock Duro, y todos hemos mamado, en mayor o menos medida, de semejantes canciones.

Volumen Brutal no daba de sí para un repertorio completo en el Leyendas, por lo que el conjunto añadió cuatro cortes al setlist: Con Botas Sucias, Tierra De Vándalos, Cuerdas De Acero y Barón Rojo. Tras setenta minutos de actuación, nos quedamos con la sensación de que habíamos vivido un bolo más, para lo bueno y para lo malo, de BARÓN ROJO. Cañero en lo instrumental, pero muy flojo en lo vocal, en lo que a comunicación con el público se refiere y en energía. Sus himnos son indiscutibles, pero no trasmiten pasión. Grupo, promotores e incluso fans, deberían replantearse el asunto de BARÓN; de lo contrario, en el próximo festival en el que sean incluidos, volverá a empezar el día de la marmota.

 

77_Leyendas2016

 

Las actuaciones del escenario Mark Reale las cerrarían los madrileños AVULSED. Siempre demoledores en directo, la banda de Dave Rotten y compañía ofreció un intenso show que redondearía la jornada de los más extremos.

La banda llegaba a Villena antes de ver cumplida la salida de su nuevo trabajo, Deathgeneration, para el que todavía quedan un par de meses y medio, por lo que tiraron de discografía para su show. Al principio les costó trabajo mover a la gente, pero la actitud de la banda y el poder de convicción de su cantante (esperaban que terminase el concierto de BARON ROJO para que llegasen los más brutaleros) fueron animando al respetable, que hacia la segunda mitad del show se fue entregando a la brutalidad sin límites de AVULSED.

Leyendas_Saurom_

Pincha en la imagen para ampliar

No es la primera vez, y auguro que no será la última, que a SAUROM le toca actuar a altas horas para cerrar la jornada, y es que no hay nadie que sea capaz de levantar a la gente como lo hacen ellos. El cansancio acumulado en el público no asusta a los gaditanos. Lo bueno es que su show se luce mucho a noche cerrada.

Como de costumbre, la banda de San Fernando venía con un setlist cargado de temas fiesteros y divertidos, y con un espectáculo lleno de sorpresas. Esta vez cambiaron la pirotecnia (recordemos que ya les dio un buen susto en su última visita a Villena) por un montón de actores y músicos que hicieron su concierto de lo más rico y entretenido.

Al fondo del escenario, varios coristas y músicos adicionales acompañaron a la banda durante todo el concierto. A su vez, saltimbanquis, juglares, zancudos, incluso algún dragón, se fueron turnando para pasearse y bailar en el escenario por entre los músicos, que se lo pasaron estupendamente.

La Posada del Poney Pisador, El carnaval del diablo, La batalla con los cueros de vino… fueron algunos de los temas que sonaron, mientras el público bailaba, se paseaba por el cesped haciendo el tren o jugaba con las pelotas gigantes que la banda había preparado para la ocasión. Con todos estos recursos, fue imposible no echar el resto para disfrutar del concierto, haciendo del fin de la jornada del viernes una gran fiesta.

Es obvio que la banda se encuentra en un gran momento, lanzando buenos discos y en la cumbre de su popularidad en España y Latinoamérica, y en el Leyendas mostraron ese gran estado de forma, que se materializa en el buen hacer de sus músicos así como en la grandísima voz de Migue, su vocalista. La banda pidió hacer un gran Círculo Juglar, antes de terminar su show con Fiesta y con La taberna por todo lo alto.

 

Leyendas_Saurom_

Pincha en la imagen para ampliar

Con el fiestón de los gaditanos llegó el momento de irse al catre. Eran casi las cinco de la mañana y terminaba el día más largo y duro del Leyendas. Las fuerzas empezaban a flaquear y se pagaban los excesos, pero ¡queríamos más! Con la llegada del fin de semana se notó un importante aumento de asistentes, lo que trajo consigo largas colas para comer y un mayor y prematuro deterioro de los servicios. Ambos puntos deberían ser tenidos en cuenta para futuras ediciones. Por el contrario, las gradas y las pantallas nos habían permitido vivir algún show de forma más cómoda, lo que supuso un ahorro importante de energías.  Aunque SARUOM nos habían devuelto la alegría al cuerpo, seguíamos impactados con la brutalidad de MAYHEM, a la vez que satisfechos por comprobar el buen momento de forma de CHILDREN OF BODOM y ELUVEITIE. Para todos quedará la magia del show de AVANTASIA y la sorpresa que algunos nos llevamos con SKINDRED. No daba más de sí, el 12 de agosto era historia y el día siguiente estaba a punto de nacer.

 

Texto: Andrés Miguel, Tomás Catalán y José Manuel Taboada
Fotografías: José Manuel Taboada
Ilustración: Andrés Miguel

 

Galería completa

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 − cuatro =