Lisabö: Zaragoza (Explosivo!) 02/02/2013 (Crónica de conciertos)

LISABÖ
Zaragoza (Explosivo!), 2 de febrero 2013
10/10

 

Hay momentos en la vida, pocos pero los hay, en los que tenemos la sensación de que todo está bien, de que todo es perfecto y de que nada podría estar mejor de lo que está en ese preciso instante. Podría decirse que son periodos de perfección, los cuales nos aportan una sensación, casi siempre efímera, de algo que bien podríamos llamar felicidad. De hecho la mayoría de nosotros luchamos por prolongar esas sensaciones, esos momentos, todo lo posible para poder saborear semejantes orgasmos de placer vital. Y no, esta vez no estoy hablando de sexo. Esta vez estoy hablando de MÚSICA EN VIVO, así con mayúsculas, ni más ni menos.

El pasado sábado 2 de febrero, en la sala Explosivo! de Zaragoza, asistí a uno de esos momentos de la mano de uno de los grupos que más expectación están despertando en los dos últimos años en el panorama musical estatal. Se trata de los irundarras Lisabö, banda de  rock  aunque hay quien afirma que su sonido tiene matices del punk, del hardcore y del noise y que lo que realmente hacen es post-rock, pero a mí la verdad es que me importan un comino todas estas etiquetas ya que lo que este grupo hace es música a lo grande y de la buena.

Pues bien, Lisabö saltó al escenario inmediatamente después del correcto concierto de sus teloneros, los locales Picore, dispuestos a defender los temas de su último y reconocidísimo álbum, Animalia Lotsatuen Putzua (Bidehuts, 2011) junto con un puñado de canciones más de sus discos anteriores. Lo cierto es que a un servidor le habían llegado excelentes referencias de Lisabö en directo, tanto por críticas de prensa especializada como por comentarios de amigos que habían tenido la suerte de verlos con antelación, pero lo que puedo asegurar es que todo eso no me preparó para ver lo que iba a suceder sobre el escenario de la Explosivo! Porque señores, lo que viví durante la hora y cuarto que duró aproximadamente la actuación no fue un concierto, fue una experiencia sónica casi sin parangón dentro del universo musical.

Lisabö comenzaron tremendos, amenazantes, contundentes, sin concesiones y sin un solo segundo de respiro, continuando de tal guisa durante toda la noche. Un torbellino de sonido furibundo arrasó una y otra vez la sala zaragozana mientras los testigos de tal prodigio no podíamos hacer otra cosa que dejarnos arrastrar por él y disfrutar de semejante vorágine de estridencias rítmicas. Las baterías (sí habéis leído bien, baterías,  Lisabö lleva dos baterías) marcaban brutales, con la precisión de un reloj suizo, los ritmos rotundos de cada tema, las guitarras sonaban salvajes, los bajos afilados como cuchillos y sus dos cantantes se desgañitaban a pleno pulmón, como si la vida les fuese en ello, para plasmar la rabia y la angustia de las letras en euskera de Martxel Mariskal. Un huracán, un ciclón, una tormenta de dimensiones colosales pero en la que todo encajaba con perfección asombrosa, como una máquina perfecta en la que cada pieza de un engranaje impecable funciona en el momento y en el lugar correcto. Porque Lisabö son pasión, son dolor, son furia desatada pero sobre todo son unos músicos enormes con un dominio de sus instrumentos y de la escena sólo al alcance de unos pocos privilegiados.


Vídeo. LISABÖ – Oroimenik Gabeko Filma @ Explosivo! Zaragoza 020213


No sé qué parte de técnica, curro en los ensayos y tablas adquiridas en los escenarios tienen, pero lo que está claro es que, además de todo eso, estos tipos tienen algo fundamental: TALENTO. Talento y vocación para ser capaces de plasmar todas esas energías, todas esas sensaciones en forma de música desatada.

He asistido a unos cuantos conciertos a lo largo de mi vida, conciertos de todo tipo y pelaje, en todo tipo de lugares (cuchitriles de mala muerte, bares mal acondicionados, salas de conciertos, teatros, discotecas, festivales, …) y creo poder afirmar que el de  Lisabö, el pasado sábado, es uno de los dos más grandes que he visto jamás. El otro es para uno de los grupos más imprescindibles del momento, los americanos Wilco. Pero aunque esto le pueda sonar a alguno a blasfemia puedo asegurar que el directo de Lisabö, cuando menos, no le tiene que envidiar nada de nada al del grupo de Jeff Tweedy (siendo conscientes de que cada uno juega en ligas musicales distintas) lo cual, no cabe duda, son palabras mayores.

 


Vídeo. LISABÖ – Ezereza Mugak @ Explosivo! Zaragoza 020213

 

Así pues, sólo me cabe decir que me siento radiante, que me siento afortunado, porque el otro día, de la mano de Lisabö viví uno de esos momentos especiales, mágicos en los que todo está bien, en los que todo tiene que ser como tiene que ser y que nos permite imaginar cómo debe de ser un pedazo de felicidad. ¡Gracias Lisabö!

 

Texto: David Marteles (http://dioscocobufa.blogia.com)
Ilustración: Andrés Miguel
Foto: LISABÖ

 

Más información de LISABÖ:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 + = ocho