Slipknot: .5: The Gray Chapter (Crítica de discos)

SLIPKNOT: .5: The Gray Chapter
Roadrunner Records, 2014
6/10

 

Una carrera meteórica. Miles y miles de fans a lo largo y ancho del globo. Un festival propio. SLIPKNOT parecía la banda de Metal destinada a convertirse en el referente en cuanto a popularidad del siglo XXI. Pero la vida da muchas vueltas, y las pausas no se perdonan. SLIPKNOT han estado ausentes un buen tiempo, y el tiempo no pasa en balde para nadie. ¿Habrán conseguido rehacerse con su quinto disco de estudio? Las ventas parecen indicar que sí. El resto, vamos a verlo.

Hace ya seis años largos que publicaron su anterior CD, un All Hope is Gone (2008) que dividió a su base de fans, entre los que pensaban que faltaba el brío y la garra de antaño, el Nu Metal, y los que pensaban que alcanzaron un punto de melodía, composición y madurez superior al de sus primeras obras. También han pasado años y, desde lo personal, su sonido no ha envejecido  bien respecto a otras propuestas del mercado internacional. Fijaos si han pasado años que entre medias Jim Root y Corey Taylor han sacado tres discos con STONE SOUR: Audio Secrecy (2010), y las dos partes de The House of Gold and Bones (20122013 respectivamente). Considero que tocaron techo con Vol 3: The Subliminal Verses (2004), el equilibrio entre una construcción de canciones más equilibrada y rabia juvenil. Criticados tanto por el sector más tradicional y clásico del Metal, como por el más vanguardista, SLIPKNOT crearon con su sonido primitivo y nada sofisticado unos cuantos temas de calidad, una fórmula muy válida, destacando en el cajón del Nu Metal por su mala baba. A pesar de su popularidad, creo que carecen de discos totalmente compensados, quizás por el hecho de que todos duran en torno a una hora. Así que afirmo desde la más pura subjetividad y mi criterio en este 2014 que, si bien SLIPKNOT nunca sacaron un disco malo, pues todos tenían sus ratos pegadizos y sus estrofas logradas, tampoco llegaron a facturar un LP redondo, un disco que los catapultase por encima de todas las críticas y los elevase a posiciones de privilegio. Habiendo dejada clara mi postura, hablemos de música.

.5: The Gray Chapter fue descrito inicialmente como un cruce entre Iowa (2001) y The Subliminal Verses, y la verdad es que no se aleja mucho del sonido del disco, con un peso superior de sus últimos discos en la mezcla final, como es lógico. Por el camino, han caído dos piezas claves en el entramado musical de SLIPKNOT, el bajista Paul Gray (fallecido en 2010, D.E.P.) y el batería Joey Jordison, expulsado de la banda el pasado 2013. Sus teóricos sustitutos, a falta de confirmación oficial, serían Alessandro Venturella y Jay Weinberg. Esto implica que el peso compositivo ha recaído sobre el guitarrista Jim Root, dando como resultado un disco muy guitarrero, centrado más en los riffs que en la base rítmica. Aparte de los cambios, tenemos todos los elementos que caracterizan a la banda, tanto buenos como malos: canciones pegadizas y directas, percusiones machaconas, riffs en afinaciones graves, variedad de líneas vocales y letras rabiosas y punzantes, así como una hora de disco por delante, con los altibajos que eso implica.

Abrimos con XIX, que aun sin ser un tema demasiado breve, prácticamente funciona como una intro. La voz de Corey Taylor se torna protagonista, rota y poderosa, contribuyendo al ambiente claustrofóbico del tema, respaldado por el instrumental. Le siguen los dos temas más logrados de todo el disco, Sarcastrophe y AOV. La primera recuerda más a los primeros SLIPKNOT: vertiginosa, llena de scratches del DJ Sid Wilson, mutable, y sobre todo potente. Cantada prácticamente entera con voces guturales, Taylor no deja títere con cabeza, acompañado por una banda sólida. Weinberg demuestra estar a la altura de su predecesor llevando los tempos, clavando blast beats, dobles bombos, con alguno de los redobles característicos de la banda y acertados fills. Ha aportado su toque y se ha adaptado muy bien. Riffs groovies, partes aceleradas, veloces punteos y un tratamiento más atmosférico de las guitarras en algunas secciones rematan una buena canción. AOV recuerda más a los últimos discos, con una conjunción batería – guitarras a todo trapo, acercándose el tema en sus inicios a bandas como MACHINE HEAD más que a SLIPKNOT. Recorre bien el registro vocal de Taylor: voces gritadas, veloces rapeos, líneas graves, y su lado más meloso, que saca a relucir en el estribillo, cercano a STONE SOUR, elegante e hímnico. Los abruptos cambios de velocidad le restan monotonía, equilibrando caña y melodía con precisión, con mucho gusto compositivo.

The Devil in I fue de los primeros temas que pudimos escuchar, y lejos de ser mala, no termina de destacar. Construida como antaño desde la línea de bajo, con un peso rítmico notable, ofrece interesantes dibujos de guitarra que se difuminan, intentando entregar el tema a la voz, esta vez sí, sobrecargándolo de melodía, sin que las partes agresivas terminen de encajar. De hecho, suena tan melosa que incluso parece sobreproducida en algunos tramos. La dinámica “quiet-loud” se queda a medio camino, donde, a mi juicio, solo las partes bajas de volumen están a la altura. Killpop explora nuevos caminos, en un corte parcialmente atmosférico y dominado por la percusión. Bien interpretada, un tema de tempo medio-bajo que tan pronto te arranca las vértebras con riffs gruesos como desarrolla líneas melódicas. El primer minuto y medio, lo mejor del tema. Skeptic funciona bien en dos ámbitos: como homenaje al amigo caído (aunque el disco entero vaya por Gray, prestad atención a la letra) y como canción. Más cercana a sus dos primeros discos, aquí el Nu Metal aflora sin pudor. Rítmica, menos guitarrera, 100% estilo Gray, con mucha presencia del bajo desde la mesa de operaciones, así como scratches y toques que le dan un aura moderna. Buen estribillo (el que no repite el nombre del tema, el otro) para completar. Lech destaca entre los 14 cortes que pueblan el disco, agresiva desde el primer minuto, sin guardarse nada, con un manejo de los tempos envidiable. Podría haber tenido cabida perfectamente en All Hope is Gone, por esos toques tan groovies, riffs pesados como losas y menos vértigo en la composición, con una banda más asentada.

 

 

Slipknot, The Devil in I (.5: The Gray Chapter, 2014)

 

La segunda mitad baja el nivel, con un conjunto de temas menos logrados, y alguna buena pieza. A veces es lo que pasa cuando haces discos tan largos. Goodbye es otro homenaje, una especie de balada, tranquila, con un paisaje sonoro incluso bucólico, pero por debajo de lo que se le exige a una banda que, sin ser su especialidad, se sabe manejar por estos derroteros. Significa más de lo que es, a pesar del logrado crescendo final. Nomadic pega fuerte desde sus riffs, con ecos a sus primeros discos en las estrofas, más agresivas, con un estribillo mucho más melódico, sencillo pero pegadizo, que alterna también algún registro más duro. Tendría cabida en cualquiera de los 3 primeros discos de la banda. No desentona en absoluto. The One that Kills the Least se muestra peligrosa en sus primeros compases, con la creciente sensación de tensión que se contrapone a la voz limpia, aunque la dinámica del tema termina por romperse en la parte más dura, con una transición algo brusca que desemboca en registros machacones y más planos, pese al buen hacer de la batería. Custer es puro Iowa, inconfundible, el disco más duro de la banda, que 13 años después se reencarna en la pieza más agresiva del disco. Riffs a piñón fijo desde el crujir de cuerdas, bombo humeante, percusión que taladra, y la agilidad vocal de un Taylor que escupe azufre desde sus cuerdas vocales, lírica e interpretativamente. Muy masiva y al hueso, convencerá desde la primera escucha a los seguidores más añejos.

La recta final deja una de cal y otra de arena, con tres piezas desiguales. La primera, Be Prepared For Hell, un interludio que no alcanza los dos minutos, con mucho ruido y pocas nueces (literalmente) y, sinceramente, sobra. ¿Aporta algo más allá de la broma? Sinceramente, creo que no. El penúltimo corte, The Negative One, lo conocemos de sobra, puesto que fue la carta de presentación, no solo eso, sino la prueba fehaciente de que SLIPKNOT seguían vivos, con un corte que, 15 años después, despierta el aroma de su debut homónimo. Caos, voracidad, scratches, guitarras pesadas y letras que mezclan introspección con odio, cantadas acertadamente, alternando voces más limpias con amenazantes guturales. La única pega real que le veo es el exceso de minutaje: lo bueno, si breve, dos veces bueno, y esta canción no tiene tanta historia que contar en algo más de 5 minutos. Dando por terminado el disco, If Rain Is What You Want desempeña tanto el cierre como el punto más atípico, un tema de más de 6 minutos que de nuevo trabaja con texturas, más cercanas al Rock Alternativo que a la fórmula tradicional del grupo. No me ha terminado de enganchar, ni en los instantes más pausados ni en los agónicos arrebatos de furia, aunque el trabajo vocal destaca con nota, coros inclusive.

 

Slipknot, The Negative One (.5: The Gray Chapter, 2014)

 

 

Así pues, la quinta y más reciente placa de la banda, ni sorprenderá a propios y extraños ni enganchará a escépticos a la causa. Un disco más de SLIPKNOT que mantiene el listón, dejando un puñado de temas apropiados para el directo. Pero sobre todo, mantiene fiel el espíritu de la banda, su reconocible sonido. Los fans acérrimos están de enhorabuena: SLIPKNOT ha regresado, y se espera una gira que funcionará como veredicto a la salud de una bestia herida. Yo, de momento, les doy mi beneplácito.

 

Texto: Pablo García

Ilustración: Andrés Miguel

Formación:

  • Corey Taylor (Voz)
  • James Root (Guitarra)
  • Mick Thompson (Guitarra)
  • Alessandro Venturella (Bajo)
  • Jay Weinberg (Batería)
  • Chris Fehn (Percusión, Coros)
  • Shawn Crahan (Percusión, Coros)
  • Craig Jones (Teclado, Sampler)
  • Sid Wilson (Mesa de discos)

 

Tracklist:

  1. XIX
  2. Sarcastrophe
  3. AOV
  4. The Devil in I
  5. Killpop
  6. Skeptic
  7. Lech
  8. Goodbye
  9. Nomadic
  10. The Ones that Kills the Read
  11. Custer
  12. Be Prepared For Hell
  13. The Negative One
  14. If Rain is What You Want

 

 Puedes escuchar el disco íntegro en Spotify:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 − = seis