Sphinx: Chronos (Review)

Sphinx

SPHINX,  Chronos
Iron Moon Music, 2013
8/10

 

Parece que la mitología griega está más de moda que nunca entre las bandas de heavy metal de nuestro país. Si hace unos días eran DRAGONFLY los que nos atacaban con “Atlas” son ahora los gaditanos SPHINX quienes publican “Chronos”, su quinto álbum de estudio y el primero tras una desafortunada serie de infortunios que han tenido a la banda alejada de las grabaciones durante estos últimos años.

Suele decirse que lo bueno siempre se hace esperar, y en este caso uno tiene que creer y apoyar firmemente el refranero popular, ya que lo que tenemos entre nuestras manos merece mucho la pena. Tras solucionar los problemas en las cuerdas vocales de Manuel Rodríguez y el regreso a la banda de sus dos guitarristas clásicos estaba claro que de aquí no podía salir nada malo, pero si había alguna duda al respecto la han derribado de un plumazo.

Si tengo que definir el sonido y la concepción de Chronos en pocas líneas diría que es un álbum tremendamente heavy, muy potente, con poco tiempo para respirar. Aparentemente uno más de los muchos que mes tras mes aparecen en nuestro país. Sin embargo la gracia está en la manera en la que, canción tras canción, la banda nos golpea con distintos matices, diversas influencias e innovaciones que hacen la escucha muy dinámica y tremendamente entretenida.

Todo ello acoplado en un sonido muy pero que muy cañero. Todos los instrumentos están a un gran nivel y suenan, si me permiten la expresión, “a saco”. Una base rítmica (formada por la batería de Carlos Delgado y el bajo de Pepe Pineda)  muy rocosa y unas guitarras bien ensambladas van a llevarnos de la mano durante todo el trayecto, que será bastante extenso

Una vez hechas las pertinentes aclaraciones, vamos a ver este Chronos más detenidamente:

Tras la introducción de rigor Esperando Absolución supone el pistoletazo de salida al CD, además de ser el tema que sirvió de single hace ya algunos meses. Unas guitarras limpias nos dan la bienvenida y pronto tomamos velocidad con Manuel en una gran forma y un bajo en movimiento muy bueno. El estribillo es totalmente pegadizo y una vez que te agarra, ya no te suelta. Además, hay que hacer mención especial a los solos, buenísimos.

El problema que nos encontramos es que, cuando aún estamos terminando de saborear esta primera estocada, llega Tiempo, probablemente la mejor canción del disco. Una montaña rusa frenética, melódica y sobre todo muy alegre, muy hímnica y coreable, con una base rítmica que vuela (como el tiempo fugaz del que habla la letra) y unas melodías que son simplemente memorables. En ella Manuel toca registros mucho más agudos donde demuestra una solvencia impecable. Creo firmemente que es uno de los vocalistas más infravalorados de nuestro país, con un potencial y un registro que no tiene nada que envidiar a otros cantantes de nuestra escena.

Buenas melodías abren también Dulce Veneno, un tema bastante más oscuro, más raspado, protagonizado por un riff muy clásico y machacón que progresa en un estribillo bastante curioso e interesante, menos pegadizo y coreable pero más novedoso e impactante que los anteriores

El inicio de Cruce de Caminos es muy power metal, con bastante importancia de un teclado muy alegre y un bajo arrollador. También tiene momentos percusivos estupendos y una letra tremendamente optimista que culmina en un estribillo ideal para momentos de bajón. Los solos de guitarra, una vez más, lo bordan.

Buena introducción acústica la de Insomnio, que dura sus buenos nueve minutos siendo uno de los temas más destacables. Las guitarras rítmicas aportan muchísima caña y potencia mientras el teclado ayuda a crear un ambiente bastante progresivo, que se acentúa con los cambios de ritmo y las partes pausadas con protagonismo de las teclas y el bajo. Creo que uno de los puntos más favorables del CD es que ningún instrumento está “de adorno” y todos tienen sus momentos de protagonismo.

Paseando por el cielo es un tema con elementos de medio tiempo, aunque no llega a serlo del todo. Es uno de los que menos me han gustado, pero el listón está muy alto. No es un mal tema en absoluto y el piano aporta buenos toques melódicos, al igual que en Volver a Caminar, la balada del disco. Si hay temas en los que Manuel puede exhibir todo su potencial sin miedo y asombrarnos a todos, son estos. Y lo hace de lujo, recitando una letra de esperanza y superación (que tal vez puede aplicarse a la filosofía de la banda para no darse por vencida y seguir adelante una y otra vez)  mientras se apoya en unas guitarras preciosas.

Tras dos cortes algo más pausados, toca agarrarse bien, pues aceleramos violentamente. Llega La sangre del pueblo, tema cañero donde los haya, protagonizado por una letra en contra de las guerras.  Una vez más el estribillo te ataca desde la primera escucha, y los riffs de guitarra aportan muchísima fuerza. Amanda es bastante más atípica, con toques árabes de esos que me encantan y un estribillo diferente, que tal vez no termine de calar en todos los oyentes. La parte solista es bastante calmada y el bajo aporta un colchón muy original a una guitarra excepcional. Es el tema más innovador del disco y a mí personalmente me ha gustado mucho, aunque creo que habrá opiniones para todos los gustos respecto a este corte.

También sorprendente es el inicio de Infierno que para de sopetón las guitarras cañeras para ofrecernos toques de teclado bastante tétricos. Sin embargo es un espejismo, ya que el sigue la línea de la banda en la mayoría de su desarrollo, ofreciendo un heavy metal muy puro. Tal vez sea junto a “Paseando por el cielo” el tema que menos me ha gustado. El broche final llega con Oro Negro, un tema extenso y bastante complejo, con una letra genial. Musicalmente cuenta con  buenos solos de guitarra desde el primer minuto hasta el último y aportes enriquecedores como un descenso de tempo a mitad de tema que tiene, en mi opinión,  la mejor melodía de todo el CD. Después de eso nos encontramos un solo de bajo estupendo y nuevos duelos entre Santi Suarez y Justi Bala, además de buenas orquestaciones que darán final a un álbum de notable alto.

 

 

Audio. Sphinx, Esperando Absolución

 

En definitiva, creo que todos los fans de SPHINX pueden sentirse muy orgullosos del trabajo que ha llevado a cabo la banda una vez más, Nunca es sencillo sufrir reveses cuando se está en plena curva ascendente,  pero ellos han sabido sobreponerse como mejor saben, escribiendo música. Creo que es uno de los mejores discos de heavy metal clásico que he podido escuchar este año, aunque algún que otro tema podría mejorarse un poco. Gran trabajo

 

Texto: Paco Sánchez (cloud1377)
Ilustración: Andrés Miguel

 

Tracklist (Escúchalo en Spotify al final del artículo):

  1. Chronos
  2. Esperando absolución
  3. Tiempo
  4. Dulce veneno
  5. Cruce de caminos
  6. Insomnio
  7. Paseando por el cielo
  8. Volver a caminar
  9. La sangre del pueblo
  10. Amanda
  11. Infierno
  12. Oro Negro

Escucha Chronos en Spotify:

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres − 2 =