Steven Tyler: el monstruo de dos cabezas

La banda de Massachusetts Aerosmith, en palabras de su guitarrista Joe Perry (61 años), están terminando de grabar su próximo álbum, y ha asegurado que estarán nuevamente de gira a partir del mes de junio. Aún es pronto para que los fans europeos se sientan agradecidos, pero lo cierto es que la noticia del nuevo disco ha caído como agua de mayo, pues últimamente el nombre del grupo aparecía a menudo en los medios por motivos extra musicales. Steven Tyler (63 años), cabeza visible de la mejor banda de rock & roll que ha dado Norteamérica, se ha envuelto en asuntos de toda índole, lo que confirma la bicefalia del cantante, capaz de avergonzar a sus fans en televisión del mismo modo que los enorgullece sobre un escenario. ¿Cómo se puede pasar de héroe a villano y viceversa con tanta frecuencia?

Steven Tyler (de nombre real Steven Victor Tallarico) es una de las gargantas más privilegiadas de los últimos 40 años, y uno de los mejores frontman de la historia del rock. En la dupla que ha formado con Perry desde 1970 ha compuesto algunas de las canciones más famosas del género, y muchos de sus redondos son inmortales. Además, los miembros de la banda consiguieron sobrevivir de sí mismos a principios de los ochenta, divorcio del tándem Tyler & Perry incluido, lo que tiene su mérito. Y, una vez firmada la paz, los ex Toxic Twins, apodo que se ganaron por sus excesos en los 70, firmaron una trilogía de discos envidiable, y se hicieron dueños casi absolutos de la MTV, cuando aún emitía programas de música. No les han acompañado las musas en los últimos 15 años, pero los directos de la banda de Boston son legendarios, en buena parte gracias al poderío de Tyler sobre el tablado. El ya sexagenario cantante podría sacar los colores a más de uno en lo que a demostración vocal y entrega se refiere. Es un monstruo. Un monstruo capaz de sacar lo mejor y lo peor de sí mismo con una cámara delante. Steve Tyler conquistó a las muchachas de los 70; más tarde, enamoró a las hijas de aquellas entre los 80 y los 90; y estos últimos años da la sensación de perseguir a sus abuelas, como miembro del jurado de American Idol, el Operación Triunfo americano. De rock star a icono de la pedantería y el mal gusto. Si no tenían bastante sus fans con sus apariciones en la prensa rosa, también han tenido que soportar cómo su ídolo se cambiaba de bando, a aquel que maltrata al rock & roll. Pero el mal asesorado Tyler, lejos de recapacitar, no sólo repetirá en su desventura televisiva, sino que se vió con fuerzas para abandonar Aerosmith y castigarnos con un amago de carrera pop que casi tumba la reputación del rockero. ¿Por qué juega a estos movimientos a estas alturas? Dinero y fama. Pero, si hay pocos músicos en el mundo que tengan su dinero, fama y reconocimiento, ¿por qué tirar por la borda esto último por más de lo primero? Eso sólo lo saben Steven y su ansia de más.


Vídeo. Aerosmith, Walk this Way (Live)

Por suerte, ésta es una historia de final feliz, y la marcha del cantante apenas duró unas semanas. Sus compañeros le hicieron entrar en razón a base de guitarrazos, y el mundo es un poco mejor pudiendo disfrutar de uno de los mejores directos de rock del planeta Al menos mientras Perry se mantenga cerca de Tyler, y no le deje salir a correrse una “juerga”.

7 thoughts on “Steven Tyler: el monstruo de dos cabezas

  1. Legendario grupo, Aerosmith. ¡Y mi primer directo serio allá por 1994! Ya no se hacen frontmans como los de antes. Seven Tyler no es de la vieja escuela, él es la vieja escuela. Por eso tiene mérito que siga dando más guerra que cualquier otro que se haya subido a los escenarios en los últimos 20 años.

    Eso sí, que deje por favor de hacer el capullo fuera de los escenarios… ¡Quiero verle a los 80 tacos cantando Love in an Elevator!

    http://youtu.be/EfqKiP1VTKc

  2. Pingback: Aerosmith: Music from Another Dimension (Review) | El Lado Oscuro de la Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco − 2 =